Páginas vistas en total

miércoles, 18 de junio de 2014

El establishment capitalista está terminalmente enfermo. Una expresión de ello es su intervención en Ucrania amenazando a Rusia y China. Otra expresión, pretendiendo la quiebra del Estado argentino




“El juez [Thomas Griesa] –refiere el diario uruguayo El País, de donde se ha tomado la ilustración– dijo también que presentará una orden que establezca que la propuesta del ministro de Economía de Argentina de abrir un nuevo canje de deuda bajo ley del país sudamericano viola sus decisiones previas.”

El establishment capitalista está terminalmente enfermo y maltrata arguyéndose a sí mismo que lo hace por mandato divino, para sobrevivir: es tan esquizofrénico que incluso se predispone para desencadenar una devastadora tercera guerra mundial.

Los aparatos judiciales preservan el “estado de las cosas” de cada momento, y cuando la hegemonía política falla en su cometido de que las cosas se mantengan en su estado de funcionamiento beneficiando al poder constituido, lo impone el poderío militar para que no caigan sus oligarquías económico-financieras y burocracias parasitarias. No vamos a abundar en los rasgos peculiares con que ese poder se materializa en cada época y región del planeta y en cada país subsumido a él: su “socio asociado en sociedad”, recordando los tan verticales como clarísimos versos del cubano Nicolás Guillén.  

La negativa de la instancia superior judicial estadounidense de considerar la petición del Estado Argentino de revisar el fallo del juez Griesa, de Nueva York, va en el camino de castigar a este país por su atrevimiento de haber logrado una reestructuración de deuda, de estar pagándola y, además, mantener la actividad económica de producción y distribución en el país. Además, con su actitud procura neutralizar a los pueblos de Europa, como los de España, Portugal y Grecia, que podrían consideran viable para ellos el ejemplo argentino. Es así porque ya hay holdouts (del inglés to hold out, “quedarse fuera de las negociaciones de reestructuración de deuda”) comprando bonos de deuda de España, por ejemplo…

Esos bonos de la disputa entre especuladores y Estados soberanos (pueblos, al final) están nominados en dólares, la moneda que no tiene otro respaldo que la supervivencia del capitalismo de última generación, el neoliberal (o sea la supervivencia del imperialismo en tanto etapa final del capitalismo): ¿que quedaría si no nada, entonces, del valor de esa “moneda”? Pero si desaparece el dólar desaparece el poderío de Estados Unidos de Norteamérica, así que según sus estrategas lo mejor sería una gran y rápida tercera guerra mundial…

Esto lo explica el analista político Eric Zuesse1 en el diario digital de Nueva York The Huffington Post, y lo ha desarrollado también, a partir de esa fuente original, el portal de noticias ruso RT2

Como una vuelta más de tuerca en favor de los bien llamados “Buitres”, mientras la Corte de Apelaciones del Segundo Distrito de Nueva York levantó la suspensión cautelar que impedía el embargo de bienes argentinos para ejecutar la sentencia en favor de los llamados holdouts, el mismísimo juez Griesa se permitió hoy por la tarde criticar «a la mandataria argentina por haber dicho durante un discurso que la presión de los acreedores con deuda incumplida era una “extorsión” –y afirmó–: Realmente [esa expresión] no me da confianza de un compromiso de buena fe para pagar todas las obligaciones de la República».3

“El juez –refiere el diario uruguayo El País– dijo también que presentará una orden que establezca que la propuesta del ministro de Economía de Argentina de abrir un nuevo canje de deuda bajo ley del país sudamericano viola sus decisiones previas.”

Comentando un llamamiento hecho esta mañana a la movilización contra el capital especulativo por parte del Secretario General de la Central de los Trabajadores Argentinos (CTA), Hugo Yansky, quien en la oportunidad estuvo acompañado por Stella Maldonado, titular del mayor sindicato de educadores argentinos, la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (CTERA), Emir Sader –intelectual, politólogo y profesor universitario brasileño–, dijo: “Lo que está en juego es la capacidad que tienen estos fondos de doblegar a un país latinoamericano que ha resistido la crisis, y que encima favorece la producción, y crece distribuyendo renta”, y que “la única salida es la unión y la solidaridad latinoamericana, para actuar en bloque, en defensa de nuestros intereses”.4

El Gobierno de Uruguay, país que también tiene reestructurada una deuda externa exponencialmente aumentada, como la argentina, a partir de las respectivas dictaduras cívico militares iniciadas en la década de 1970, hoy mismo también se manifestó públicamente solidario con el reclamo del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, y pidió a los demás países de Latinoamérica componer una actitud común ante la emergencia.5   


Notas:





5 http://www.republica.com.uy/solidaridad-de-astori/