Páginas vistas en total

domingo, 1 de febrero de 2015

Prensa clasista y depredadora



El Observador de Montevideo es una de las trincheras en las que se generan tergiversaciones de los hechos políticos y criminales. Lo que hace no es periodismo. Es una expresión más del carácter de clase de la prensa de los depredadores de los pueblos. José Mujica, presidente uruguayo, se preguntó en 2012 «qué puedo decir yo del diario de los Peirano», banqueros estafadores que vaciaron los ahorros de no pocos suramericanos. Prestamente, entonces, el diario, quizá a través de la pluma anónima y obediente del redactor “profesional” a las órdenes del Director, salió a desmentir la vinculación de “aquellos Peirano” con la “empresa” que dirige Ricardo, sólo pariente de los mentados Peirano.



Ricardo Peirano firma hoy, domingo 1º de febrero de 2015, en El Observador una columna de opinión: “La Argentina sin rumbo. Una mirada desde afuera de los últimos acontecimientos en el país vecino”. La columna no es más que una insolente barrabasada porque parte de la perspectiva emocional y personalísima de un escritor que forma parte de un conjunto social minoritario y muy confundido de Argentina, Santiago Kovadloff. Y a partir de la confusión y emotividad de Kovadloff arma un discurso mentiroso e interesado enalteciendo en sordina turbias conductas antisociales. Ricardo Peirano, así, se afirma como director de un exponente de la prensa clasista oligárquica e imperialista. El que quiera leer el mamotreto que lo haga: http://www.elobservador.com.uy/reflexionesliberales/post/1775/la-argentina-sin-rumbo/



Rolando Salvatore, ilustrador del diario “de los Peirano”, hizo una caricatura para la nota de marras que expone una falsa imagen y es irrespetuosa con una presidenta latinoamericana. Salvatore, aun siendo ya una persona de sesenta y cinco años, debería meditar sobre si continuar o renunciar a la legión mercenaria al servicio de los truhanes.



No somos nosotros “kirchneristas” y mucho menos “peronistas”. Somos, sí, profundamente antioligárquicos y antiimperialistas, hemos sido toda la vida trabajadores y seguimos siéndolo en los más de setenta años de vida que llevamos, y nos consideramos latinoamericanos, suramericanos y rioplatenses aun más que argentinos por país de nacimiento. Somos internacionalistas y nos emocionamos porque en Madrid, en la multitudinaria manifestación de “Podemos”, se cantó Adagio en mi país, de Alfredo Zitarrosa (“En mi país, que tristeza, la pobreza y el rencor.”).



La “perspectiva” que asume como propia Ricardo Peirano es réplica de la que “orienta” a la prensa clasista en la banda occidental del gran estuario, entre otros exponentes los diarios La Nación y Clarín: connivencia a veces descarada y a veces aparentemente vergonzosa con las dictaduras “empresariales” que otrora dirigía el imperio estadounidense, y con las tramas antidemocráticas y de inusitada violencia que ahora desata: “los Peirano”, sean quienes sean cada uno y jueguen como jueguen, son funcionales, son parte y son obedientes a esos designios. Son socios en sociedad, diría si viviera don Nicolás Guillén.


Lo de Salvatore es ruin y triste, agregando vileza a las diatribas de su editor. ¿También al ilustrador le molesta que los presidentes con mejor imagen popular en Suramérica, por sus políticas, sean Evo Morales y Cristina Fernández?1 ¿Qué es lo que molesta a Salvatore? Vean su dibujo:




Nota:

1 http://www.notimerica.com/sociedad/noticia-evo-morales-cristina-kirchner-presidentes-mejor-imagen-america-2014-20150102201401.html La fotografía que ilustra esta nota es la misma que la de esta publicación, y fue tomada por la agencia Reuters.