Páginas vistas en total

viernes, 11 de marzo de 2016

Murió Ferrer, sin llegar a resolver el re-emplume del capitalismo*



Hubo, en los días  que siguieron al de su fallecimiento innumerables notas que destacaron rasgos de sus saberes y personalidad, mayoritariamente artículos laudatorios. En Página/12, los de Claudio Scaletta1, Raúl Dellatorre2, y Mario Wainfeld3.

El mismo diario publicó también el 3 de marzo:

Por su parte, las redes sociales se colmaron de mensajes de condolencias sobre la figura como funcionario y académico de Ferrer, quien falleció a los 88 años. «La Argentina va a extrañar a un hombre como Aldo Ferrer. Compromiso intelectual y pensamiento crítico como pocos. Mis respetos a su familia», escribió el ministro del Interior [de Mauricio Macri], Rogelio Frigerio, a través de su cuenta de Twitter. En la misma red social, el ex gobernador Daniel Scioli expresó: «Con profunda tristeza despido a Aldo Ferrer, un hombre comprometido con la defensa de la soberanía política y económica de Argentina».

También mediante las redes sociales, el presidente del Parlasur y ex canciller Jorge Taiana escribió: «Muy triste noticia la muerte de Aldo Ferrer. Maestro y amigo. Se va a extrañar su voz siempre lúcida en defensa del interés nacional». Desde la Asociación de Industriales Metalúrgicos (ADIMRA), entidad de la que el economista era asesor, [se expresaron] [...] condolencias a la familia, amigos y compañeros de Ferrer, a través de un comunicado institucional. «Era un prestigioso asesor y entrañable amigo de la casa, su colaboración fue invaluable para la entidad metalúrgica y su visión un gran aporte para el crecimiento de la industria nacional.» El presidente de ADIMRA, Gerardo Venutolo, manifestó su «profundo pesar y dolor por el fallecimiento de Ferrer, un referente y luz en el camino del desarrollo y la sustentabilidad de la industria argentina».

«La muerte de Aldo Ferrer es una enorme pérdida. Faltará una voz clave en defensa de la soberanía y el desarrollo», consideró el diputado del Parlasur y ex ministro Agustín Rossi. El diputado Eduardo De Pedro, también desde Twitter, expresó su «gran tristeza por la muerte de Aldo Ferrer». «Sus ideas siempre lúcidas nos acompañan en estos días tan importantes», agregó. «Nuestro más sentido pésame por la desaparición física del economista Aldo Ferrer», adhirió el gremialista y diputado Omar Plaini. El presidente del Partido Justicialista bonaerense, Fernando Espinoza, escribió en su cuenta: «Hoy decimos adiós a Aldo Ferrer, un economista que siempre bregó por el desarrollo del país, con equidad e inclusión social».

También la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (APyME) expresó su «reconocimiento a este pensador y luchador incansable por la industria nacional, el desarrollo sustentable y la inserción soberana en el escenario internacional, sobre la base de una integración estratégica con Latinoamérica en el marco de la globalización». «Ferrer deja un legado intelectual, ético y de compromiso social que hoy es urgente retomar si se pretende avanzar en la resolución de los problemas de la coyuntura desde la perspectiva de la construcción de un país desarrollado, justo y soberano; será el mejor modo de honrar su memoria», concluyó un comunicado de la entidad empresaria.

Notas enjundiosas publicaron además, entre otros, los diarios Clarín, La Nación y Ámbito Financiero (Buenos Aires), La Gaceta (Tucumán), La Capital (Rosario) o El Tribuno (Salta). En este último se destaca una afirmación de Ferrer sobre la síntesis de su pensamiento: «postura nacional, soberanista, realista, de defensa de una economía de mercado, con fuerte protagonismo del empresariado nacional».

No hace mucho, en enero, Aldo Ferrer había manifestado: «La negociación con los fondos buitre debe encararse sin miedo y desde una posición soberana, en la defensa de nuestros intereses. No se debe aceptar cualquier arreglo para retornar al mercado internacional de capitales». En las publicaciones progresistas, como es el caso de Página/12, de cuya edición del 15 de enero de 2016 se tomó la frase consignada al principio del párrafo, se afirmó que Ferrer fue un «economista referente del pensamiento nacional».

Efectivamente, lo fue. De un pensamiento nacional que hasta ahora no supo, no pudo o no quiso plantearse y plantear la crisis y finitud del capitalismo como modo de desarrollo social universal, solamente se atrevieron sus pensadores y actores a enfrentar a la expresión final del mismo, el neoliberalismo, procurándose reconstruir un “capitalismo serio”.  

Una simple perspicacia, un alerta intuitivo, nos advirtió ya en su momento a algunos que nos expresamos en política más con principios éticos que con conocimientos económicos, de que el llamado “Plan Fénix”, pergeñado en la Facultad de Ciencias Económicas de Buenos Aires y del cual fue Ferrer principal promotor, pretendía lo imposible: “reemplumar” al capitalismo tal cual, como en el mito, renace cada quinientos años el Ave Fénix de sus propias cenizas.

En Wikipedia se explica así lo del pajarraco: «El mito […] alimentó varias doctrinas y concepciones religiosas de supervivencia en el más allá, pues […] Fénix muere para renacer con toda su gloria […], poseía varios dones extraños, como la virtud de que sus lágrimas fueran curativas, fuerza descomunal, control sobre el fuego y gran resistencia física. En el Antiguo Egipto se le denominaba Bennu y […] asociado a las crecidas del Nilo, a la resurrección, y al Sol. El Fénix ha sido un símbolo del cuerpo físico y espiritual, del poder del fuego, de la purificación, y la inmortalidad. […] Probablemente la leyenda del Fénix pasó de la tradición egipcia a la grecorromana a través del historiador Herodoto (484-425 a. C.), quien cuenta en sus historias que viajó a Egipto y también conoció a los sacerdotes egipcios de Heliópolis».

Aldo Ferrer nació en la Ciudad de Buenos Aires a fines de la década de 1920 probablemente en un hogar de trabajadores calificados o comerciantes, inmigrantes y buenas personas. Se formó como contador público en la entonces Universidad Nacional de Buenos Aires, era esa una carrera, por la época y en la capital argentina, de promisorio futuro. Ferrer, desde joven, adhirió a un partido que, también, había sido promisorio y moderadamente progresista: la Unión Cívica Radical.

Fue, en 1961, uno de los fundadores del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES):

Allí dentro –refiere Clarín en “Maestro de economistas y símbolo del desarrollismo”– se creó un centro de estudios de coyuntura donde comenzaron a trabajar muchos de los estudiantes veintiañeros de economía de […] Ferrer que venían de la UBA: Juan Sourrouille, Mario Brodersohn, Adolfo Canitrot, Arturo O’Connell, entre otros. […] El primer informe de coyuntura de la Argentina nació en el IDES. Y Ferrer fue uno de los primero divulgadores económicos del país.

Cuanto hubo de mérito de Ferrer y cuanto de contexto no es algo difícil de descifrar. Lo cierto es que los pasos de Ferrer formaron parte de la profesionalización de la carrera de Economía. Uno de los fundadores del IDES, junto a Ferrer, fue por ejemplo Guido Di Tella4, quien unos años más tarde fundaría el Instituto Di Tella. Y muchos años más tarde vendrían el CEDES, el CEMA, etc.5

En 1970, tras la caída del dictador Juan Carlos Onganía por las acciones populares con centro en el recordado “Cordobazo” (1969) y la asunción de sus camaradas de armas y compañeros de facción Roberto Levingston, primero, y luego Agustín Lanusse, Aldo Ferrer los asistió como ministro de Economía y Hacienda. Antes, con el auge del “desarrollismo”, ya finalizando la década de 1950, había sido ministro de Economía del gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Oscar Alende, radical intransigente como el entonces presidente argentino Arturo Frondizi. El desarrollismo argentino en política fue contemporáneo con la “Teoría de la dependencia” del entonces también progresista sociólogo Fernando Henrique Cardoso, luego controvertido neoliberal ministro de Relaciones Exteriores, de Hacienda y luego Presidente de Brasil (todo ello entre 1992 y 2002), y enfrentado al Partido de los Trabajadores (PT).  En 2008 Cardoso fue galardonado con el Premio Konex mercosur, probablemente como recordación de la fundación neoliberal de la organización sureña.

Felipe Pigna, profesor, escritor y divulgador de Historia, director del portal en internet El Historiador6, se refiere al antes referido Onganía con estas palabras:

Atrajo la atención de los medios y la opinión pública en 1962 cuando encabezó el bando azul en los enfrentamientos internos que se produjeron durante el breve gobierno de Guido. La base de la oposición entre azules y colorados se hallaba en su concepción respecto del peronismo. Ambos sectores eran antiperonistas pero en distinta forma. Para los colorados, el peronismo era considerado un movimiento de clase sectario y violento que podría dar lugar al comunismo. Por el contrario, los azules consideraban que, a pesar de sus excesos y de sus abusos, el peronismo era una fuerza nacional y cristiana que permitió a la clase obrera no volcarse hacia el comunismo.

Murió Aldo Ferrer sin poder resolver el objetivo principal del Plan Fénix. Estas cosas, mejor, veámoslas nosotros en su complejo y real contexto.
 

Notas:
* Este artículo puede a algunos parecer fuera de lugar o “políticamente incorrecto” tras el fallecimiento de Ferrer. No es tal el ánimo que lo ha inspirado. Al final de las notas que siguen agregamos una ficha biográfica publicada por la Fundación Konex de Argentina que refleja el pensamiento generalizado que, no por ser generalizado, deja de poder ser oportunista. No procuramos otra cosa que actuar oportunamente con pensamiento crítico.

4 Guido Di Tella, en la última década del siglo XX fue canciller del Gobierno de Carlos Menem y mentor entonces de las “relaciones carnales” con Estados Unidos de Norteamérica. Véase en Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Guido_Di_Tella
5 En http://www.ieco.clarin.com/Maestro-economistas-simbolo-desarrollismo_0_1536446835.html Sobre CEDES y CEMA recomendamos hacer búsquedas de información.

Aldo Ferrer, su biografía por la Fundación Konex (fundador y presidente Luis Ovsejevich):
Premio Konex de Platino 1996: Análisis Económico Aplicado
Premio Konex 1986: Política Económica
Jurado Premios Konex 2006: Humanidades 
Vicepresidente de la Fundación Konex desde 2009

Aldo Ferrer nació el 15 de abril de 1927. Doctor en Ciencias Económicas (UBA, 1953). Profesor Emérito UBA. Ministro de Economía y Hacienda (Provincia de Buenos Aires, 1958-60), de Obras y Servicios Públicos (1970) y de Economía y Trabajo de la Nación (1970-71). Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires (1983-87) y de la CNEA. Dirigió la Comisión Organizadora del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales y fue su primer Secretario Ejecutivo (1967-70). Miembro de la Academia Nacional de Economía. Cofundador del IDES (PK) y del Grupo Fénix. Autor de libros, entre ellos: Vivir con lo nuestro; Nosotros y la globalización; Historia de la globalización; Orígenes del orden económico mundial; Hechos y ficciones de la globalización; Argentina y el Mercosur en el sistema internacional; De Cristóbal Colón a Internet: América Latina y la globalización; Historia de la globalización II. La Revolución Industrial y el Segundo Orden Mundial y La Economía Argentina (4 ediciones).

Biografía ampliada

Doctor en Ciencias Económicas recibido en la Universidad de Buenos Aires: Su Tesis doctoral "El Estado y el Desarrollo Económico" fue calificada sobresaliente y recomendada al Premio Facultad, 1953.
Profesor Titular Regular de Política Económica de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires, 1963-1966. Profesor Titular de Politica Económica de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata, 1959-1961. Ministro de Economía y hacienda de la Provincia de Buenos Aires, 1958-1960. Ministro de Obras y Servicios Públicos de la Nación, 1970. Funcionario de la Secretaría de las Naciones Unidas, Nueva York, 1950-1953. Coordinador de la Comisión Organizadora del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, 1965-1967. Primer Secretario Ejecutivo de C.L.A.C.S.O., 1967-1970. Ministro de Economía y Trabajo de la Nación, 1970-1971. Presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires, 1983-1987.
Después de recibir el Premio Konex ha sido Director de la Maestría Mercosur del Centro de Estudios Avanzados de la Universidad de Buenos Aires. Profesor Titular Consulto de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires. Miembro del Consejo para la Consolidación de la Democracia, 1987. Miembro Honorario del Consejo Nacional de Economistas de México. Miembro de Número de la Academia Nacional de Ciencias Económicas. Miembro de la Comisión del Sur, 1987. Miembro del Consejo Asesor del Centro Sur, 1991-1994.
Ha realizado las siguientes publicaciones: "El estado y el desarrollo económico" - Editorial Raigal, 1956. "La economía argentina", 1963 y 1994. "Tecnología y Política Económica en América Latina" - Editorial Paidós, 1975. "Nacionalismo y Orden Constitucional", 1981. "La Postguerra" - Centro Editor de Buenos Aires, 1982. "¿Puede Argentina pagar su deuda externa?", 1983. "El país nuestro de cada día", 1985. "El devenir de una ilusión: la industria argentina hasta nuestros días", 1989. "Historia de la Globalización: orígenes del orden económico mundial", Fondo de Cultura Económica, 1996.