Páginas vistas en total

martes, 8 de julio de 2014

Argentina: Preocupante desplazamiento en la política de no represión de la protesta social, denunció el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)



En la tarde de hoy, martes 8 de julio, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), del que entre otras personas es miembro el periodista Horacio Verbitsky (Página/12), dio a conocer una declaración con el título referido, afirmando que «La represión de la Policía Federal y la Gendarmería a trabajadores y organizaciones sociales que ayer y hoy cortaron vías de circulación en reclamo de fuentes de trabajo y condiciones salariales muestra un desplazamiento preocupante en la política de no represión de la protesta social».

Detalló el documento que el tratamiento de los conflictos a partir de 2003 «se basó en dos pilares fundamentales: la negociación a cargo de interlocutores civiles y la aplicación de principios de actuación que regulen los operativos de las fuerzas de seguridad», y que entre esos principios «que apuntan a evitar el uso desmedido de la fuerza y sus consecuencias en la integridad física de los manifestantes está la prohibición de portar armas de fuego en los operativos. Al mismo tiempo, tampoco está permitido el uso de balas de goma como herramienta para dispersar a los manifestantes», cosa que tanto ayer como hoy, destacó el CELS, no se cumplió.

El documento dado a conocer pone de relieve que «En el operativo de esta mañana, para desalojar a organizaciones sociales que apoyaban a los trabajadores de la autopartista Lear [fábrica de componentes para la industria automotriz que ha despedido a trabajadores], había agentes de la Policía Federal que portaban sus armas reglamentarias. En el desalojo de la Panamericana, la Gendarmería disparó balas de goma con armas largas a los manifestantes y usó perros adiestrados, sin bozal», y que todo ello ocurrió «en el marco de operativos caóticos en los que, como no hubo acordonamiento ni se desvió el tránsito, los vehículos circulaban entre corridas de manifestantes, gases y balas de goma».

Los hechos en sí mismos y el documento del CELS probablemente den como resultado algunas modificaciones en los equipos del Ministerio de Seguridad (ya había trascendido el probable alejamiento del miembro del Ejército Sergio Berni, titular de la Secretaría de Seguridad del ministerio homónimo. Este jerarca, quien también manifestó que una hermana de él ha recibido amenazas, dijo hoy al diario Perfil que la protesta y el corte de la autopista Panamericana «Estaba organizado y gestionado por diputados de partidos de izquierda [que] En vez de hacer leyes para impedir esto, participan. No encuentro un solo diputado que haga algo al respecto».

En la sociedad, especialmente en los sectores populares alineados con las políticas económicas y sociales del Gobierno, se debe estar viendo con suma preocupación una situación que hace cada vez más evidente que la puja política en los gobiernos latinoamericanos es presionada por el capitalismo y sus exorbitados intereses financieros, que ven decaer vertiginosamente su hegemonía en el consenso internacional. El caso de los Fondos Buitre sin duda está vinculado al conjunto de estos hechos, incluido el procurar retrotraer a nuestros pueblos a las situaciones dadas en  décadas pasadas.