Páginas vistas en total

sábado, 9 de enero de 2016

¿Ahora Lanatta vs. Lanata, o siguen Lanata & Lanatta?

Los Lanatta al vesre



Cuando el episodio Martín Lanatta inculpando a Aníbal Fernández, del que habría participado los ex candidatos justicialistas en la interna bonaerense (PASO 2015) Domínguez y Espinoza –según afirmó Marcelo Saín, académico especialista en cuestiones policiales y carcelarias–1, además del mediático publicista afectado de EPOC y ahora respirando aires frescos en Miami, Jorge Lanata, Canal 13 (diario Clarín) y Elisa “Lilita” Carrió, agente publicitaria del Servicio CPP (“Cambiemos Para Peor”).

Hoy, día de mi cumpleaños (no soy Aníbal Fernández, quien casualmente pero bastante después de mí nació un mismo día del verano austral), en horas cerca del mediodía Martín, su hermano Cristian y el socio de ambos Schilacci –los hasta hoy y quizá transitoriamente célebres “prófugos”– fueron atrapados por modestos destacamentos cayasteños de la Policía de la Provincia de Santa Fe cuando, se dijo, un lugareño los identificó y avisó por teléfono.

Dos cosas importantes

Una: los prófugos de la cárcel bonaerense de la localidad de Alvear que cumplían cómodamente los tres reunidos en una enfermería del presidio sus condenas a reclusión perpetua (recuérdese, por el asesinato de tres “precursores” de negocios con “precursores químicos” del negocio con drogas), no fueron recapturados por las fuerzas nacionales y bonaerense que hicieron impresionantes despliegues de personal, vehículos, armas y helicópteros.

La otra cosa importante: la crónica que del caso hizo el periodista Raúl Kollmann en el diario Página/12 fue acertada: los Lanatta y Schilacci actuaban improvisadamente, sin los recursos propios de una “importante organización” delictiva que los cubriera, como vociferaban tres tristes gatitos en funciones gubernamentales de gobierno y de “seguridad nacional”: Vidal, Ritondo y “La Piba” (según Hugo Moyano) Bullrrich.

Ahora

Recapturados están y ahora habrá que ver como se garantiza que no mueran asfixiados por alguna almohada perversa. Quizá lo mejor sería hospedarlos en la propia residencia virreinal del pueblo costero de Olivos, en la habitación contigua a la del matrimonio imperial. Fueron recapturados en proximidades de arrozales santafecinos (se sabe que están surcados de zanjones de riego), donde la camioneta Volkswagen robada y camuflada (¡no “ploteada”, por favor!) con colores y leyendas de la Gendarmería Nacional, quedó dada vuelta y con las ruedas hacia el cielo…

En el infructuoso camino de la persecución que tuvo en su dirección al reconocido fiscal Di Lello, quien en diciembre pasado no encontró razones para que continuara procesado por espionaje telefónico a parientes y opositores políticos el ex adelantado mayor de Buenos Ayres ungido virrey, hubo por lo menos un muerto, malheridos agentes de las fuerzas policiales, daños materiales, costosos desplazamientos (muy costosos a cuenta de los tributos de los súbditos), papelones y “ataques de pánico” que arruinaron sonrisas triunfalistas.

En fin, apenas ha transcurrido un mes de la unción virreinal de los cuales la mitad se fueron en persecuciones y recaptura de los Lanatta y algunos centenares de Decretos que inconstitucional e ilegalmente voltearon instituciones, leyes, convenios y que, de continuar, pretenden volver a privatizar empresas que con mucho esfuerzo fueron rescatadas de las garras corsarias: YPF, Aerolíneas Argentina, Correo Argentino, YCF, etc. etc.

Nota:
1 http://radiocut.fm/audiocut/fuga-de-los-hermanos-lanatta-fuertisima-version-de-marcelo-sain-sobre-lo-acontecido/


Posdata:


En Página/12, más tarde, cuando se confirmó que solamente había sido recapturado Martín Lanatta, y seguían prófugos su hermano Cristian y Víctor Schilacci
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-289945-2016-01-09.html:

OTRO PAPELÓN
La insólita explicación de Patricia Bullrich

La ministra de Seguridad afirmó que la «falsa información» sobre la detención de los tres prófugos por el triple crimen de General Rodríguez fue originada por «ramificaciones que tiene el delito en las estructuras políticas y judiciales» que «intentan sobrevivir, pervivir, estar vivas para que nuestro Gobierno diga “me rindo”».

Desde el aeropuerto de Sauce Viejo, en Santa Fe, Patricia Bullrich alertó que «esto pudo haber significado darle tiempo a los otros dos» para que continuaran la fuga, y destacó: «Lo importante es que hoy capturamos a uno de los tres». «Es una noticia importante, trascendente, que en este gobierno no hay impunidad y vamos a ir a fondo», remarcó. 

----------------------