Páginas vistas en total

lunes, 14 de diciembre de 2015

La sonrisa de Vidal 1. Ataque a la cultura popular



Ocurrió en Vicente López, Provincia de Buenos Aires, entre el sábado 12 a la noche y el domingo 13 de diciembre de 2015

Golpes y desalojo a la medianoche
Página/12, 14.12.2015*


En un centro cultural que funciona en Vicente López, la policía provincial realizó un operativo el sábado a la noche. El FpV denunció que hubo “agresiones físicas y verbales” y señaló como responsable al intendente Jorge Macri.


“Cayeron veinte policías con Itakas”, contó uno de los testigos.

A medianoche del sábado, en Vicente López, un grupo de policías de la bonaerense entró a un centro cultural organizado por militantes de La Cámpora para desalojarlos a los golpes. El Centro de Artes Batalla Cultural está ubicado en la calle Sturiza 557, a una cuadra de la estación Olivos. En ese momento tocaba una banda. El concejal Joaquín Noya, del Frente para la Victoria, denunció que “los compañeros recibieron agresiones físicas y verbales de parte de los efectivos” de la policía. Los testigos mencionan el uso de camionetas o patrulleros sin patentes. Y señalan que la policía se llevó a un grupo detenido a la comisaría de Olivos y otro a la comisaría de Munro, grupo que en realidad permaneció “media hora desaparecido”, porque nadie avisó a compañeros o familiares, que los buscaron por distintas dependencias. Los militantes denunciaron torturas. Las imágenes muestran a uno de ellos con golpes en la cabeza y cortes en la espalda. El centro cultural funciona desde hace un año en el distrito gobernado por Jorge Macri, quien fue señalado por el FpV como responsable de lo sucedido.

Durante la semana, en el lugar funcionan talleres de tango, de serigrafía, una biblioteca popular, un vivero, se dictan clases de yoga y además, durante los fines de semana, funciona un bar. El bar, que según las autoridades no tendría habilitación como tal, fue la excusa para la clausura y el operativo policial. A lo largo del año, y a raíz del llamado de algún vecino, el lugar fue visitado ocasionalmente por algún patrullero ante denuncias de “ruidos molestos”, pero todo se calmaba cuando bajaban un poco la música.

El último sábado el escenario cambió. “Cayeron veinte policías con Itakas”, dijo uno de los testigos presentes. También dijo que los policías “empezaron a bardearnos” porque, dijeron, “ahora tu partido perdió”, en alusión a las elecciones. Al ver cómo estaba la cosa, los integrantes de la agrupación empezaron a pedir al público que se fuera. “Muchas gracias por venir”, les iban diciendo. Enseguida se apagaron las luces y, un par de horas más tarde, la policía aparentemente recibió la orden de desalojo. Al operativo se sumaron dos cuerpos de Infantería, y vehículos sin patentes, coinciden la testigo y la denuncia del propio Noya.

Algunos videos circularon ayer por las redes sociales. “¡Nos quieren desalojar, nos quieren desalojar, compañeros!, se escucha a una joven. “¡Prendeme la luz! ¡Prendeme la luz, así vemos todos! –insiste–. Si hay algo que ocultar, prendan la luz, para que lo veamos todos.” Acto seguido, se ve literalmente rodar a una joven, sacudida por lo que se intuye un empujón. “¡Ey, ey, ey! –exclama la voz de otra joven– ¡No toques a mi compañera!”

Enterada de lo que estaba pasando, se acercó al local la concejal Julieta Martínez Moltó con el responsable político de la agrupación en el distrito, Gustavo Matías. De acuerdo con el comunicado de Noya, los dos sufrieron “maltratos”. “A Matías lo redujeron, esposaron y golpearon a lo largo de una cuadra hasta la comisaría de Olivos, donde fue golpeado nuevamente y detenido. Allí ya se encontraban tres compañeros más, quienes fueron brutalmente golpeados”, señaló. Los policías se llevaron a otro grupo de militantes a la comisaría de Munro, una situación que generó “incertidumbre con respecto a los paraderos”, algo que pudo despejarse “tras recorrer varias dependencias del distrito”. “Dos compañeras se encuentran en observación tras haber sido desalojadas violentamente. Matías y el resto de los detenidos fueron revisados en la Comisaría de Olivos por el cuerpo médico, delante de la jueza Mirta López González”, explicó.

Adriana Taboada integra la Comisión de Campo de Mayo, formada por organizaciones sociales y de derechos humanos que impulsan los juicios por crímenes de lesa humanidad. Conoce el centro cultural y también el hostigamiento de las policías locales sobre espacios semejantes. “La situación es grave –dice–. Si hay algo para poner en regla, se hará, pero de ninguna manera la represión puede formar parte de las soluciones. Si hay algo fuera de regla, debe resolverse en un horario adecuado, con los avisos correspondientes, pero no de esta manera.” Además, se detiene en el dato del traslado a distintas comisarías. “Hay que denunciarlo, nunca puede hacerse de esta manera”. Los detenidos fueron liberados a las ocho de la mañana de ayer domingo, pero quedaron encausados por “daños y resistencia a la autoridad”. De acuerdo con el concejal Noya, esa figura es “casi un grotesco” ya que en realidad “sufrieron represión”.


Nota:
* Publicado originalmente en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-288221-2015-12-14.html