Páginas vistas en total

sábado, 19 de diciembre de 2015

Danilo Astori “se congratula” con el neoliberalismo y el capitalismo financiero



La revista montevideana Caras y Caretas, en la semana que concluyó, publicó un artículo firmado por la periodista Isabel Prieto Fernández sobre las medidas económicas tomadas por el virreinato instalado en Buenos Aires: mercado de divisas sin restricciones, dolarización de la economía, liberación del comercio internacional y fuerte impronta de las políticas neoliberales ortodoxas impulsadas por la banca más concentrada y el Fondo Monetario Internacional. También refiere que el ministro de Economía y Finanzas de su país, Danilo Astori, “se congratuló” al respecto.

El artículo fue difundido por la agencia periodística alternativa con sede en la capital uruguaya COMCOSUR (Comunicación Participativa desde el Cono Sur)1 en su boletín nº 2051 del 18 de diciembre de este año que concluye.

Antes, el presidente uruguayo Tabaré Vázquez había sostenido no creer que el empresario Mauricio Macri –hijo de Franco, también con fuertes intereses económicos e inmobiliarios en las costas orientales del gran estuario– fuera de ideas neoliberales sino que, por lo contrario, se trataba de un hombre con “propuestas interesantes” desde una concepción “progresista”.2

Estas afirmaciones de Vázquez llamaron la atención por chocar con el perfil mayoritario de las interpretaciones de los analistas y políticos destacados del campo popular latinoamericano y mundial. Pocos días después de proclamar su deseo de una justicia independiente y tras un año (2015) durante el cual el tribunal superior de la República Argentina funcionara y dictara sentencias de manera ilegal porque no lo hacía con un mínimo de cinco miembros (“funcionaba” solamente con cuatro, uno de ellos de noventa y siete años de edad, Fayt), el referido Mauricio Macri para “normalizar” a una “justicia” que le había sido favorable “nombró” mediante Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) y sin intervención del Senado de la Nación como estipula la Constitución Nacional (Art. 99 inciso 4), a dos abogados sin carrera judicial como miembros “en comisión” hasta noviembre de 2016, un año, en la Corte Suprema de Justicia argentina.

Para colmo, de los dos abogados sin carrera judicial, uno, está probado, es socio activo de un estudio jurídico del que forma parte otro profesional que ha defendido y defiende intereses privados contrarios al interés público del Estado argentino (véase nuestra nota “Prestigiosos juristas…” en este mismo blog)3.

¿Habrá sido por prudencia que el presidente uruguayo no opinó sobre la circunstancia que, sí, podría interpretarse como violatoria de la cláusula democrática del MERCOSUR y habilitar la suspensión de Argentina de la organización de comercio suramericana?

Ayer mismo una multitudinaria manifestación frente al Congreso Nacional en la Ciudad de Buenos Aires (donde se congregaron unas veinte mil personas), y otras con el mismo objetivo en las capitales y ciudades principales de las 23 provincias restantes, expresaron el repudio popular a las designaciones anticonstitucionales de jueces, la devaluación del peso liberando la especulación financiera y las amenazas de no cumplir con la Ley de Medios que sentó en el mundo ejemplo de democracia informativa.

Danilo Astori

El contador Astori, ministro de Economía y Finanzas de Uruguay y líder de la corriente interna “Frente Liber Seregni” que a su vez agrupa a algunos de los partidos y corrientes que componen el Frente Amplio, la fuerza política del Gobierno –«un gobierno en disputa», nos lo definió un querido amigo que hasta hace unos años fue miembro del secretariado del Partido Socialista uruguayo– es enfrentado a cara descubierta o no, entre otros, por el Movimiento de Participación Popular (Pepe Mujica, Ernesto Agazzi), el Partido Comunista, la Lista 711 que lidera Raúl Sendic (h) y un sector consecuentemente marxista del Partido Socialista que hasta su fallecimiento tuvo como referente a Reinaldo Gargano.

La corriente de corrientes socialdemócratas dentro del Frente Amplio lleva el nombre de una de las figuras prominentes de la fundación en 1971 de la fuerza política inicialmente impulsada por los partidos Comunista, Demócrata Cristiano y Socialista. Según nuestra apreciación poner el nombre de Líber Seregni a una fracción de un todo conlleva la intención de que tal parte se arrogue tal carácter esencial que le permita finalmente romper con la composición política y principios iniciales: la marcha hacia el socialismo. 

Astori es un hombre con notoria influencia sobre Tabaré Vázquez, aunque en algunas pocas oportunidades Vázquez, en su primera presidencia y en la presente, resolvió desoyendo las opiniones políticas de aquél: en oportunidad de cancelarse un proyecto de convenio de Libre Comercio con EE. UU. de Norteamérica –al que, entre otros, se oponían precisamente Gargano, el MPP y el PCU–, y recientemente cuando se clausuró el ingreso al TISA (siglas en inglés del tratado de comercio de servicios impulsado por empresas transnacionales y gobiernos influidos por éstas).

Muy probablemente la opinión del Presidente uruguayo sobre Mauricio Macri estuviera tanto influida por su ministro de Economía como por sus estrechas vinculaciones con la socialdemocracia europea y latinoamericana, y su afán de recrear el MERCOSUR de los orígenes (1991, auge del neoliberalismo, gobiernos en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay de Menem, Collor de Melo, Rodríguez Pedotti y Luis A. Lacalle): la liberación del comercio entre estos cuatro países para la circulación de mercancías producidas y comercializadas por las distintas filiales “nacionales” de las mismas empresas multinacionales regenteadas por el capitalismo concentrado, por ejemplo automotoras y alimentarias. La obsesión por el “país Suiza de América” todavía cala hondo en las capas sociales decisorias entre nuestros queridos hermanos orientales.

Caras y Caretas

Isabel Prieto Fernández, periodista de la revista, refiere que Danilo Astori «se congratuló de las medidas tomadas por su homólogo argentino [Prat Gay] para eliminar las trabas al comercio bilateral. Las expresiones de Astori fueron vertidas en una ponencia en la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (ACDE), donde saludó las iniciativas económicas de su colega que “favorecen el intercambio comercial entre ambos países”, alentando “una gran esperanza”»4.

Notas: