Páginas vistas en total

miércoles, 29 de julio de 2015

Línea 60: Secretario de Seguridad a los palos vs. trabajadores “politizados”, según dijo



Ya hace más de un mes que están en lucha reclamando la reincorporación de medio centenar de compañeros cesanteados los conductores de ómnibus suburbanos de una de las empresas históricas del llamado autotransporte de pasajeros bonaerense: Micro Ómnibus Norte S. A. (MONSA), o “Línea 60”, que desde Plaza Constitución, en la Ciudad de Buenos Aires, vincula con Belén de Escobar, en el kilómetro 42 de la autopista panamericana “Ing. Pascual Palazo” (ruta nacional 9), pasando por varias decenas de importantes ciudades y pueblos.

La empresa MON S. A. ha venido teniendo en la última década serios déficit financieros y a la vez exitosas inversiones. Últimamente habría quedado vinculada a otra gran empresa del transporte de pasajeros, DOTA S. A., tras ganarle la pulseada a otra muy exitosa empresa que viene adueñándose de recorridos de otras fallidas, la rosarina Azul Bus. DOTA S. A. es, además, la socia argentina de AGRALE, una automotriz con casa matriz en Brasil que produce chasis y carrocerías para ómnibus.

Esta mañana, 28 de julio de 2015, a la hora 7, un grupo de trabajadores de la Línea 60 cortó el tránsito en Puente de La Noria, en el extremo sur de la avenida General Paz, que limita y circunvala a la Ciudad de Buenos Aires, y otro procuró hacerlo en el cruce de la referida autopista panamericana y la ruta provincial 24, en la zona industrial Pacheco. Aquí era esperada por un muy completo y nutrido dispositivo de la Gendarmería Nacional dirigido por el titular de la Secretaría de Seguridad, médico y oficial del Ejército, Sergio Alejandro Berni, quien pertenece a la estructura del Ministerio de Seguridad.

Sobre lo sucedido cuando el dispositivo aludido procuró impedir la manifestación de protesta gremial se expidió el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que preside el también abogado y periodista Horacio Verbitsky (Página/12). El CELS puntualizo:

En el operativo la Gendarmería disparó balas de goma de manera indiscriminada hacia los manifestantes, inclusive desde arriba de la Panamericana hacia trabajadores que estaban en la ruta 197. El uso de las balas de goma para dispersar a los participantes de las protestas está prohibido por los “Criterios Mínimos para el Desarrollo de Protocolos de Actuación de los Cuerpos Policiales y Fuerzas de Seguridad Federales en Manifestaciones Públicas”.

Además, la Gendarmería utilizó pistolas lanzagases y agresivos químicos cuyo uso para evitar el corte del tránsito también está prohibido por la misma resolución.

El operativo de esta mañana se puso en marcha sin antes promover un canal de negociación. Este conflicto laboral, que se profundizó en junio de este año a partir del despido de 53 trabajadores por parte del grupo DOTA S. A, requiere la apertura de espacios de diálogo que faciliten su resolución política y no del uso de la violencia contra los manifestantes —concluyó el CELS—.

Según refleja el diario digital InfoBAE1, un comunicado emitido por los delegados de los trabajadores que fueron reprimidos expresa: «Basta de represión. Que el Ministerio de Trabajo convoque a una reunión para reconocer la legitimidad de nuestro reclamo gremial e intimar a la empresa a dar respuesta a nuestros reclamos».

El mismo medio refiere que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, manifestó a la radioemisora La Red que «más allá de que su reclamo sea justo o no sea justo [el corte de la autopista lo realiza] un grupo de trabajadores politizados, que pretenden generar conflicto para llamar la atención de los medios de comunicación».

Sergio Berni, jerarca de un ministerio que no es anodino en el Gobierno nacional, como tampoco lo son otros, por caso, y nada más que por caso, el de Defensa, es un hombre sumamente “politizado”, y no de ahora sino tanto desde su personal trayectoria en el Ejército argentino (en el que tiene grado de teniente coronel) como también en la Provincia de Santa Cruz.2

La descalificación que hace de los “trabajadores politizados” para justificar palos, balas de goma y otras preciosuras es impropia de una persona de sus formales cualidades. La Presidenta de la Nación debería con urgencia tomar cartas en el asunto, y quizá también la organización “La Cámpora”: para que la Presidenta no se demore en hacer lo suyo.

Obligados a viajar a Buenos Aires pudimos apreciar a la hora 6:30, todavía de noche, el gran despliegue de gendarmes en el ingreso a la autopista en el cruce con la ruta provincial 24. En el retorno, al mediodía, observamos que en el mismo lugar la situación del tránsito era absolutamente caótica y trabada: Berni la había empeorado, había agravado exponencialmente el normal embotellamiento de las horas pico.


Notas:
1 http://www.infobae.com/2015/07/28/1744505-batalla-campal-panamericana-gendarmeria-y-choferes-la-linea-60
2 Puede verse en Wikipedia: https://es.wikipedia.org/wiki/Sergio_Berni