Páginas vistas en total

martes, 14 de julio de 2015

Alexis Tsipras: «Me pueden acusar de iluso sobre Europa, pero no de haber mentido»




La afirmación la reproduce El Huffington Post europeo1, filial del socialdemócrata diario estadounidense homónimo. Es interesante el artículo del cual damos su link, es interesante también la nota de tapa de La Diaria, de Montevideo, que lleva el título de “Y nosotros: amén”2


El diccionario que se conoce por sus iniciales DRAE dice así sobre el adjetivo “iluso”: (Del lat. illūsus, part. pas. de illudĕre, burlar): engañado, seducido, propenso a ilusionarse, soñador.


Iluso, burlado o seducido por ser propenso a ilusionarse. Una lástima, porque el burlado a su vez sedujo e indujo a la ilusión. Una cadena no virtuosa, sin duda. Pero experiencia al fin.


No sé si Juan Manuel Fangio corrió alguna vez en Grecia con Alfa Romeo, Maserati, Ferrari o Mercedes Benz, si corrió y gano, o si perdió. Fangio decía que en las carreras se puede ganar o perder, porque «las carreras son carreras…». Lo decía él, Fangio, que de política no entendía más allá de que había que dedicar los premios deportivos al presidente argentino. Después, en 1987, fue designado por su ex sponsor alemán “presidente honorario” de la fábrica y filial en el Gran Buenos Aires de la marca con el nombre de mujer. Quizá, para poner un “manto de olvido”, como suele decirse, tras la historia de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones de obreros en esa planta automotriz cuando la dictadura empresaria-financiera y militar de 1976 a 1983.



En política no se puede ser iluso. Hay que ser perceptivo, crítico, racional y voluntarioso, además de astuto en beneficio de las mayorías populares. Tsipras, por favor, que sea ésta la última vez. Está dándole argumentos  a los clientes de Volkswagen, marca más afín a las clases medias atenienses que creyeron que comprando un Seat español beneficiaban al vecino allende el Mediterráneo como alguna vez afirmó un personaje de novela griega de la mano de Petros Márkaris. (¡Ay, caramba, que me duele la memoria del viejo camarada Zisis, amigo de los Jarito!)




Notas: