Páginas vistas en total

martes, 21 de julio de 2015

“Carta para los alcaldes de las ciudades del mundo”, por Encuentro Mundial de Movimientos Populares



PARA LOS ALCALDES DE LAS CIUDADES 
DEL MUNDO 
Carta del Encuentro Mundial de Movimientos Populares (EMMP) reunido en Santa Cruz de la Sierra, 
Estado Plurinacional de Bolivia






Estimados Alcaldes:



Hoy en cada urbe, dos ciudades coexisten… coexisten pero no conviven.

Una ciudad aplasta a la otra. Los expulsados del campo, los descartados por el mercado laboral, somos arrojados a las periferias como desechos humanos, a merced de las peores formas de precariedad y explotación.



En ese contexto de alta vulnerabilidad que afecta a dos mil millones de personas, la moderna esclavitud se expande en forma escandalosa. Es un negocio donde la sangre la ponemos los pobres pero el dinero se acumula en bancos del Norte.



La respuesta de los Estados suele ser reduccionista. En ocasiones se persigue cruelmente a los migrantes incluso so pretexto de protegerlos. El muro entre EE. UU. y México, los náufragos del Mediterráneo o la violencia contra trabajadores informales son ejemplos de una hipocresía criminal que debe cesar.



La moderna esclavitud no es un problema meramente policial sino la consecuencia de un sistema excluyente. Para frenar este crimen aberrante no se necesita gastar más en patrulleros ni sistemas biométricos. Muchas veces, las policías son parte de las estructuras criminales. No necesitamos darles más poder.



Para cambiar estas realidades destructoras –además de castigar a los peces gordos y sus cómplices– hay que escuchar a los pueblos que se organizan y luchan por su dignidad. Hay que darles poder a los pobres. Esclavitud y exclusión son las dos caras de una misma moneda. ¡Hay esclavos porque hay excluidos!



Desde el Comité Organizador del Encuentro Mundial de Movimientos Populares que recientemente reunió al Papa con miles de organizaciones de cuarenta países queremos hacer llegar DIEZ propuestas para construir ciudades sin esclavos ni excluidos:



1.         Poder y participación al pueblo


El poder político debe escuchar el clamor de los pobres que, pese a ser mayoría, casi nunca acceden a cargos públicos. Los funcionarios, como indica el Papa, «viven y reflexionan desde la comodidad de un desarrollo y de una calidad de vida que no están al alcance de la mayoría». Así, nuestras democracias suelen ser meramente formales. La participación de las organizativas populares (grassroots organizations) es fundamental para revitalizarlas. 

Proponemos crear mecanismos permanentes de consulta y presupuesto participativo, consejos populares por sector (vivienda, trabajo, etc.) y otras formas de democracia directa. La protesta es un derecho y no debe ser reprimida. El Papa reconoce que el futuro de la humanidad está en gran medida en manos de los pobres organizados. Es hora de que los Estados también lo hagan.



2.         Priorizar las periferias


El Papa indica que los excluidos «a la hora de la actuación concreta, quedan frecuentemente en el último lugar». Esto es evidente cuando se analizan los presupuestos municipales. La inclusión debe ser una prioridad política y presupuestaria. Es urgente invertir en las periferias, especialmente en los asentamientos informales (slums) donde hoy vive un tercio de la humanidad. 

El Papa afirma «ni erradicación ni marginación: Hay que seguir en la línea de la integración urbana». En ese sentido, hacemos nuestra su propuesta de que «todos los barrios tengan una infraestructura adecuada» y «seguridad en la tenencia». Negar derechos básicos como el agua potable es un crimen cualquiera sea la situación legal del asentamiento. 

Proponemos su regularización y crear millones de puestos de trabajo mediante cooperativas de vecinos en el marco del planeamiento urbano participativo para el desarrollo de infraestructura social, apertura de calles, colocación de luminarias, redes hídricas y cloacales, desagües, mejoramiento habitacional, mantenimiento de plazas, limpieza de arroyos y construcción de espacios comunitarios



3.         Techo para todos


Es un escándalo que haya familias sin vivienda cuando hay tantas viviendas sin familias. Para garantizar el derecho al techo hay que frenar la especulación inmobiliaria que crea ganancias pero no hogares. Se debe proteger al inquilino y evitar la renta abusiva. No pueden permitirse desalojos a familias, menos sin una alternativa habitacional. Cuando el trabajador no tiene techo, está expuesto a los explotadores en talleres que proveen cama. 

Proponemos crear millones de puestos de trabajo con programas de autoconstrucción, provisión de “lotes con servicios” y tierras de propiedad comunitaria, y reutilizar edificios abandonados para viviendas. Esto puede financiarse con impuestos a inmuebles ociosos. ¡Ni una familia sin techo!



4.         Hospitalidad con migrantes y refugiados


Pretender combatir la trata y adoptar una política de desprecio hacia los migrantes es una gran hipocresía. Los traficantes de personas se nutren de la xenofobia institucional de algunos Estados. Las ciudades que pretendan erradicar el trabajo esclavo deben recibir con amor a los migrantes, proveerles documentación, oportunidades laborales y plenos derechos. 

Proponemos la regularización migratoria de todos. Ninguna persona es ilegal. Ser migrante no es un crimen. Criminales son las causas que los obligaron a migrar.



5.         Trasporte público digno y ecológico


La utilización individualista del automóvil destruye la convivencia y el ambiente: debe restringirse. La alternativa del transporte público suele ser una verdadera tortura. 

Proponemos la utilización de ciclovías, fuertes inversiones en metro, trenes y o tras formas de transporte colectivo integrando a transportistas informales. Reclamamos su gratuidad o tarifas sociales diferenciadas.  La movilidad urbana facilita la libertad ambulatoria. El aislamiento engendra esclavitud.



6.         Dignificar el sector informal


Perseguir a los vendedores, artesanos, feriantes, recicladores, etc. es robar el pan a los pobres. Hoy la economía popular emplea a mil quinientos millones de excluidos. El espacio público es su principal medio de producción: quitárselo es arrojarlos a la desesperanza, y eso engendra violencia. La penalización de estas actividades sólo favorece a organizaciones criminales, porque terminan monopolizándolas en complicidad con las policías. 

Proponemos institucionalizar la economía popular. Crear con participación popular regulaciones inclusivas del espacio público que garanticen convivencia armónica y trabajo digno para nuestros compañeros. Fomentar las “empresas recuperadas” y los polos productivos populares como alternativa contra el trabajo esclavo. Los bienes de las quiebras y activos incautados en procesos judiciales deben ser socialmente reutilizados para crear trabajo. Las compras públicas deberían potenciar la economía popular y no al “capitalismo de amigos”.



7.         Ecología integral y popular 


Los cartoneros (wastepickers) son los máximos recicladores del mundo pero en muchas ciudades son perseguidos. En otras, su lucha ha conquistado sistemas de reciclado mixtos que les brindan condiciones laborales dignas. 

Proponemos multiplicar y profundizar las políticas de reciclado con inclusión. La gestión de los residuos no debe ser un “econegocio” sino una oportunidad para incluir a los recicladores y crear millones de “cooperativas verdes” ¡Sin Cartoneros no hay Basura 0! Ellos demuestran que “un verdadero planteo ecológico se convierte siempre en un planteo social”.



8.         Integración campo-ciudad


En los municipios rurales se debe favorecer la agricultura campesina, indígena y agroecológica. Recordemos junto con el Papa que la reforma agraria es «una obligación moral». Los problemas de la ciudad nunca se resolverán si sigue la expulsión de campesinos. La trata también se alimenta del desarraigo rural. Por cada desarraigado hay un nuevo pobre urbano y posiblemente un nuevo explotado. Los alimentos que producimos pueden contribuir a una dieta sana para los niños de las ciudades, mal nutridos por carencia o por la comida chatarra. 

Proponemos redes de distribución y compras públicas para garantizar ingresos a los campesinos y llevar sin intermediarios alimentos de calidad a las periferias urbanas.



9.         Cultura popular ecológica


Debemos frenar el consumismo, machismo y cosificación de la mujer que se promueve en los grandes medios fomentando la trata. La cultura popular es el mejor antídoto. 

Proponemos apoyar los medios de comunicación populares: radios, televisión y revistas comunitarias que expresan una cultura solidaria. Incluir en las escuelas contenidos ecológicos y que cada una de éstas tenga huerta orgánica. Proteger los espacios culturales autogestionados que se desarrollan en edificios abandonados y están en riesgo de desalojo. Cerrar calles céntricas para espacios de arte popular (domingos y feriados).



10.       Los únicos privilegiados deben ser niños o ancianos


Como señaló el Papa hablar de «niños en situación de calle» es un eufemismo criminal: ¡son niños abandonados! Los jóvenes pobres, en vez de amados, son vistos como peligrosos y caen víctimas de “gatillo fácil”. A los ancianos se los deja morir. 

Proponemos garantizar espacios comunitarios de contención y crear millones de puestos de trabajo en los cuidados para nuestros niños y ancianos. También, crear guarderías infantiles en las periferias urbanas como reclaman las madres trabajadoras. ¡Ningún niño sin infancia, ningún joven sin oportunidades, ningún anciano sin una venerable vejez!





Estimados Alcaldes: 

Más allá de estas propuestas que esperamos analicen, les pedimos vocación de servicio, coraje y compromiso presupuestario con los excluidos. Recuerden: ¡Sin exclusión no hay trata!  También les rogamos lean nuestro documento de Santa Cruz y el Discurso del Papa ante los Movimientos Populares.



Gracias.



Encuentro Mundial de Movimientos Populares - EMMP www.movimientospopulares.org, encuentro@movimientospopulares.org



Este documento fue distribuido por:

Minga Informativa de Movimientos Sociales http://movimientos.org/