Páginas vistas en total

domingo, 12 de abril de 2015

Caos capitalista y “señalética” (—q me desís?, —xq, he? —fÁkiu!)



En “señalética”, artículo que en Wikipedia define la “especialidad”, hay imprecisión cuando se señala su objetivo: ¿que se dice con qasdasdue y utilizadasadasdo?

Dejadas de lado, ahora, las chanzas con errores “llamados de tipeo” en la edición del artículo de los señaléticos, vale advertir que toda señal o signo solamente puede ser interpretado por seres vivientes con capacidad para ello o, por caso, aparatos sensibles a determinadas señales como los que se emplean en los procesos de automatización, sean robots industriales o meras puertas que funcionan por sí solas.

Viene lo dicho a señalar que en el párrafo en Wikipedia que define a la “señalética” se dice que ésta tiene por objeto «el diseño de símbolos gráficos sintéticos y de fácil comprensión para guiar a la gente o vehículos», pero sin hacer explícito los dispositivos auxiliares, si los hubiera, instalados para el comando de esas máquinas referidas como “vehículos” para interpretar aquellos símbolos y ordenar acciones consecuentes. Probablemente se temiera chocar, es sin duda la palabra, con derechos y patentes de empresas tecnológicas.

En el artículo “Señalética” (http://es.wikipedia.org/wiki/Señalética) se da como “enlace externo” al sitio de Internet http://bsvsenaleticas.cl/, cuyo administrador parece ser la empresa de servicios institucionales BSV, radicada en Chile, y que ofrece «Soluciones Reales para un Mundo Real»: asesoramiento señalético –obviamente–, diseño, impresión y montaje de carteles y gigantografía para edificios y vehículos. Es obvio que estas “soluciones reales” no resuelven sino que complican las problemáticas conductas sociales contemporáneas, lo enunciado es un mero negocio.

¡La fundéu!

Si se busca en la red de redes cibernéticas aparecerán también otras empresas que a sí mismas se definen vinculadas a la cuestión, y también una recomendación de la fundación de lingüistas solventada por la empresa financiera multinacional BBVA y la conjunción estatal española de radio, televisión y agencia de noticias:
Señalética es el nombre de una disciplina sobre el diseño de señales. Sin embargo está desplazando indebidamente a señal y a señalización, es decir, al resultado de aplicar la señalética para crear esas guías visuales.
Encontramos, así, ejemplos como: «El robo de las señaléticas originó que dos automóviles cayeran al vacío» o «Se instaló una señalética que indica ‘Estacionamiento exclusivo Cuerpo de Bomberos’». En estos ejemplos, lo correcto hubiera sido correcto [sic]: «El robo de la señalización originó que dos automóviles cayeran al vacío» o «Se instaló una señal que indica ‘Estacionamiento exclusivo Cuerpo de Bomberos’».
Se precisa, además, que la palabra señalética es correcta aunque aún no está recogida en el Diccionario académico, y que no debe escribirse señaléctica ni señalítica, formas que también se han detectado en los medios de comunicación.1
A la Fundación del Español Urgente (Fundéu) en oportunidad del fallecimiento del líder venezolano Hugo Chávez se le ocurrió ya improcedente el “chavismo”, y dictaminó que para aludir a lo mismo había que decir “exchavismo” (según el criterio de que “ex” es siempre un prefijo y nunca un adjetivo, cosa que no comparto), dando por acabada la rabia porque se había matado al perro. Como siempre he sospechado de los amancebamientos que muchísimas de las llamadas “fundaciones” hacen con académicos y demás formadores de opinión, lo que se intentó entonces fue con delicadeza financiera pretender que se cayera en la trampa. La presente Cumbre 2015 en Panamá da pie para que en las bolsas bursátiles bajen las acciones del BBVA: el chavismo sigue vigente.

Pare, Stop (Стоп, en ruso). Pelos y señales

Señal es una marca o nota que se pone o hay en las cosas para darlas a conocer y distinguirlas de otras, un distintivo, símbolo, signo o medio que se emplea para luego acordarse de algo, seña, indicio o gesto, vestigio o impresión que queda de algo, por donde se viene en conocimiento de ello.

Cuando con esas marcas se señala en caminos, pasillos, senderos, viaductos o calles para indicar cruces, bifurcaciones, límites, lugares y condiciones para el tránsito se dice que se señaliza.

Para señalar y señalizar se emplean palabras, colores, figuras. Idiomas, vocabulario, imágenes, íconos o signos que mantienen una relación de semejanza con el objeto representado: por ejemplo las señales de cruce, badén o curvas en las carreteras, retretes e instalaciones sanitarias, ubicación de hospitales y centros de salud, bomberos,  matafuegos, advertencia de riesgos, etcétera.

En los aeropuertos la señalización en los accesos viales suele ser tan confusa como los avisos con altoparlantes, cosa que se repite en algunos shopping, como por ejemplo en uno recientemente rediseñado e instalado en un importante cruce de rutas suburbanas del llamado Gran Buenos Aires. Carteles indicando giro para salida han sido colocados después de la encrucijada, y un acceso principal a la construcción tiene circulación obligatoria en sentido contrario.

En una autovía principal de acceso a la Ciudad de Santa Fe, capital de la provincia argentina homónima con velocidad permitida de 120 kilómetros por hora, las señales verticales indicando la salida hacia una derivación tan importante como un complejo universitario, y de retorno hacia la mano contraria, están instaladas diez metros después de la bifurcación.

La “señalética”… 

La semiótica o semiología, la lingüística, el cálculo matemático, la ingeniería y la física  son las ciencias competentes para resolver técnicas de comunicación como las descriptas. Con palabras, signos y símbolos precisos y claros nos entendemos mejor: la “señalética” no es otra cosa que el adorno de un negocio que muchas veces es fiasco, fracaso, decepción… y hasta embuste.