Páginas vistas en total

domingo, 23 de febrero de 2014

Jorge Drexler acaba de obtener más “notas” por un error que por sus cantadas rimas



En su “Tumblr”, http://drexlerjorge.tumblr.com/, sumando nueve textos en rima reúne 109 notas (notes), pero uno, uno solo, en simple prosa, “Solos”, acumuló 258, más que duplicando las de la rima, que, suponía yo hasta ahora, era la especialidad del cantautor.

“Solos” no es un texto de su autoría, pero Drexler lo publica con una muy breve pero precisa introducción. “Carta de mi prima venezolana (hija de exiliados políticos de la dictadura uruguaya) en la cual nos explica a la familia la grave situación en Venezuela en estos días. Recomiendo su lectura.”

Ayer mismo, sábado, otro diario montevideano, El Observador, vuelve a publicar íntegro el texto recomendado por el artista: http://www.elobservador.com.uy/noticia/272379/34solos34-la-carta-de-la-prima-venezolana-de-jorge-drexler/.

No voy a opinar sobre el contenido de la carta ni sobre el interés puesto por el diario uruguayo en su mayor difusión, mucho mayor, lejos, que la significada por las 258 notas reunidas en “Tumblr”.

No sé cuándo Drexler cantó por primera vez Todo se transforma, cuyos versos dicen que

Cada uno da lo que recibe
y luego recibe lo que da,
nada es más simple,
no hay otra norma:
nada se pierde,
todo se transforma.   

El concepto,  aunque parezca bonito, es equivocado: uno no puede “devolver” lo que ha recibido ni recibir lo que ha dado porque, si bien “nada se pierde, todo se [ha] transforma[do]”. Es difícil ser artista y ser político, y más difícil todavía ser artista y político “políticamente correcto”.

Yo he conocido poetas populares profundamente éticos, estéticos y políticos. Así, rápidamente, nombro solamente dos sureños: Armando Tejada Gómez y Alfredo Zitarrosa. Ninguno de ellos hubiera cometido el insalvable error de hacer el juego al imperialismo y la burguesía parasitaria recomendando una lectura así sin previo juicio crítico. Le pasó al médico Jorge Drexler, orillando ya el medio siglo de edad (un hombre grande), porque no entendiendo de política pretendió cantarla. Para muchos será una lastimosa sorpresa, a mí me parece que era previsible.