Páginas vistas en total

jueves, 13 de agosto de 2015

“Auténticos amigos de las trasnacionales”, por Silvia Ribeiro*



Rodolfo Nin Novoa, ministro de Relaciones Exteriores del presidente Tabaré Vázquez, en Uruguay, manifestó al diario El PaísI, de Montevideo, el pasado 4 de agosto: «Aspiro a no ver más propaganda de “no al TISA” en la educación», afirmando que él considera que «esto se maneja sobre una premisa falsa, errónea».II



También, Nin Novoa expresó al El País que «tenemos que estar [en el TISA], después en el balance firmamos o no firmamos, no [podemos no] estar en una negociación de ésta[s] en un mundo que se mueve en bloque. Vayamos y negociemos, no hay otra manera, hay que estar para negociar».



Manifestó que en el Gobierno uruguayo «se negocia» si se va a incluir en el TISA el tema de las «telecomunicaciones». Concretamente el diario lo cita así: «negociando si se va incluir, pero la gente está cerrada (en referencia a Antel [la empresa estatal uruguaya de telecomunicaciones]) a abrir el acuerdo. En ese caso el (Poder) Ejecutivo respetaría y trataría de buscar un acuerdo con el cual Uruguay presente una oferta».



Sin duda las manifestaciones del ministro de Vázquez son tan imprecisas como ligadas a un tradicional papel de oscuras intermediaciones que han sido denunciadas como de triangulación fiscal. Tras destacar el ministro que Uruguay, Paraguay y Paquistán son los únicos países que en las conversaciones sobre el TISA no han todavía presentado ofertas, argumenta que «hay que presentar una aunque sea, porque sería un papelón no hacerlo […] Vamos a presentar algo en servicios financieros», adelantó, y agregó que al respecto «hay un pensamiento también absolutamente distorsionado» y por eso muchos lo critican. «Servicios bancarios, financieros, turísticos, profesionales y movilidad de personas integrarán el TISA», dijo Nin Novoa. Todo –a nosotros nos queda muy claro–, sino abiertamente en contra al menos de espaldas a la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), y al MERCOSUR (Gervasio Espinosa. Los textos aclaratorios entre corchetes son de mi responsabilidad).



I El diario El País es desde su fundación en 1918 está alineado con el Partido Nacional (Blanco) al que pertenecen el ex presidente Luis Alberto Lacalle, su hijo y reciente candidato presidencial Luis Alberto Lacalle Pou, y también el dirigente del interior Jorge Larrañaga. Este matutino, de notoria orientación opositora al Frente Amplio, es miembro de la SIP y habitual reproductor de noticias y opiniones originada en empresas periodísticas de Buenos como La Nación, férreamente opositoras a gobiernos como los de Argentina, Bolivia, Venezuela y Ecuador, entre otros, a los que se tilda de “populistas” o lisamente “dictaduras”, como para el caso del de Cuba. Rodolfo Nin Novoa (67), desde 1970 ha sido dirigente gremial agropecuario y tras el final de la dictadura (1985) dirigente y convencional del Partido Nacional (Blanco), intendente del Departamento de Cerro Largo, e integró el Directorio Nacional de ese partido, hasta que en 1994 lo abandona y crea Encuentro Progresista con el que forma alianza con el Frente Amplio, siendo vicepresidente durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez (2000-2005). Entre los años 2010 y 2015 fue senador elegido de las listas de la agrupación interna Frente Liber Seregni que lidera el actual vicepresidente Danilo Astori.



II Roberto Markarian es el Rector de la estatal Universidad de la República Oriental del Uruguay que, según publicó el mismo diario El País el viernes 26 de junio de 2015, habría llamado por teléfono al ministro Nin Novoa solicitándole información sobre los temas que estudia y conversa la representación uruguaya en las tratativas referentes al TISA. Siempre según el diario, el rector Markarian manifestó a los miembros del Consejo Directivo Central de la Universidad que Nin Novoa, el ministro de RR.EE., había enviado al rectorado dos documentos que «tienen que ver con salud y no con educación», y que «La información que me mandó Nin, es la información que Nin tiene, no es que me esté ocultando información. Es molesto querer opinar sobre una cosa y que la información a nivel nacional sea tan poca. El gobierno no está negando información, no tiene información. Ahí uno puede pensar cómo es que se está haciendo una negociación con tan poca información a nivel nacional». Véase http://www.elpais.com.uy/informacion/gobierno-no-informaciondel-tisa.html






alai amlatina, 10.8.2015

Auténticos amigos de las trasnacionales, por Silvia Ribeiro



El Acuerdo de Comercio en Servicios que negocian en secreto gobiernos de cincuenta países, incluido México (TISA por sus siglas en inglés), supera todo lo que se ha visto hasta el momento en materia de tratados internacionales en pos de dar beneficios irrestrictos a las empresas trasnacionales contra los intereses y el bien público.  El término “servicios” en este contexto abarca desde agua y alimentación, a salud, educación, investigación, comunicaciones, correos, transportes, telecomunicaciones, comercio electrónico, venta minorista y mayorista, servicios financieros, y mucho más, incluso los mal llamados “servicios ambientales” relacionados a bosques, sistemas hidrológicos y otras funciones de los ecosistemas. ¡Hasta los migrantes se incluyen en el tratado como supuestos “proveedores de servicios”!  El sector servicios es además el mayor empleador de los países de ingresos altos y medios, son enormes los impactos contra derechos laborales y sindicales.

Las negociaciones y textos que se discuten son secretos, pero Wikileaks, a través de medios como La Jornada, los ha filtrado desde 2014, la versión más reciente en julio 2015.1 De lo contrario no conoceríamos lo que discuten desde 2012, pese a que si lo consiguen, tendrá consecuencias de amplio alcance en la vida de todos en los países participantes y mucho más allá, ya que el bloque negociador avizora imponer este mismo marco al resto de los países.

El TISA integra un paquete de varios tratados comerciales en negociación en los que un grupo de países, Estados Unidos a la cabeza, busca afianzar el mercado de sus empresas y su esfera de poder comercial, financiero y político. Los más significativos son la Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión y el Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de Asociación Económica (TTIP y TPP por sus siglas en inglés). El primero es entre EU y Europa (llamado informalmente OTAN económica) y el segundo entre Estados Unidos y varios países del Pacífico.

El más amplio temática y numéricamente es el TISA, en el que actualmente participan cincuenta países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, de Europa, Australia, Japón –entre otros asiáticos–, y varios latinoamericanos: Colombia, Costa Rica, México, Panamá, Perú, Paraguay y Uruguay. Juntos representan el 68% del comercio en servicios a nivel global.

Es notoria la exclusión de países del BRICS (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), aunque China pidió, infructuosamente, incorporarse al TISA.  Es clara la intención de afirmar la competencia económica con ese bloque y otros del Pacífico liderados por China.

Estados Unidos y los iniciadores del TISA –que responden a la demanda de poderosísimos grupos trasnacionales financieros y cadenas de supermercados, entre otros– se llamaron a sí mismos «auténticos buenos amigos de los servicios», en referencia irónica al grupo de negociación sobre liberalización de servicios dentro de la Organización Mundial de Comercio (OMC), al que consideran estancado, pese a que implica también severos impactos negativos para la mayoría de la gente.  La OMC no es más transparente o democrática, allí también los acuerdos se negocian en secreto, entre grupos de países auto-elegidos, que finalmente van a un plenario de miembros que poco pueden hacer para cambiar lo ya pactado previamente entre algunos.

La diferencia con el TISA, además de contenidos, es que ni siquiera formalmente se proponen pasar por otra instancia fuera del club de los elegidos, antes de finalizar el acuerdo. El texto será confidencial por cinco años después de acordado y los Congresos de los países –donde esto se requiera– sólo podrán aceptar o rechazar el paquete entero, como caja negra. Paradójicamente, el TISA exigirá total transparencia de parte de los Estados sobre sus compras públicas, servicios y normativas, y antes de concretarlas, estará obligado a consultarlas primero con las empresas.

Obviamente, el TISA facilitará mayor privatización de servicios públicos, lo cual es de por sí devastador, porque sectores como salud, educación, agua, saneamiento, electricidad y muchos otros, no son “mercados” sino necesidades básicas de la sociedad que deben ser cubiertas socialmente más allá de la situación geográfica o económica de los que las necesitan. Esto ya ha sufrido una brutal erosión en muchos países y el TISA se propone ahondarla.

Pero además, está diseñando una completa desregulación de los servicios privados. Por ejemplo, Walmart, la mayor empresa del planeta y el mayor empleador privado de Norteamérica (con efecto devastador sobre salarios y derechos laborales) participa activamente en las negociaciones del TISA a través de la Coalición de Industrias de Servicios, y espera que este acuerdo lo «libere de las normativas gubernamentales en zonificación y tamaño de las tiendas» así como de regulaciones sobre venta de alcohol, cigarrillos, etc.2 

Otros elementos nuevos y claves del TISA son el llamado mantenimiento del status quo y “cláusula de trinquete”. Según esto, los países del TISA no podrán hacer en el futuro ninguna ley o normativa, o cambiar cualquier política, que afecte lo acordado.

Por si fuera poco, todo lo que se defina como servicio, quedará automáticamente incluido –incluso lo que ahora no exista, por ejemplo nuevas coberturas de salud, etc.– porque sólo habrá listas de exclusión que presenten los países durante la negociación y sean aprobadas.

Son tantas las perversiones de este tratado, que urge conocerlo y actuar contra él, desde donde estemos, como ya hacen organizaciones sindicales, ambientales, sociales. Una buena noticia fue el paro general que realizó la central de trabajadores PIT-CNT de Uruguay este 6 de agosto, que incluyó en sus demandas el “rechazo total y absoluto al TISA”.





 
Notas:

*Silvia Ribeiro es periodista mexicana e investigadora del Grupo ETC (Erosión, Tecnología y Concentración corporativa) http://www.etcgroup.org/es/about. El presente artículo ha sido difundido por alai amlatina
URL de este artículo: http://www.alainet.org/es/articulo/171619
1 Véase
http://wikileaks.jornada.com.mx/






Más información: http://alainet.org
RSS: http://alainet.org/rss.phtml
Twitter: http://twitter.com/ALAIinfo

Te invitamos a sostener el trabajo de ALAI.
Contribuciones: http://alainet.org/donaciones.php
______________________________________
Agencia Latinoamericana de Información

email: info@alainet.org