Páginas vistas en total

sábado, 18 de enero de 2014

“Punta del Este: vecinos presentan queja a Intendencia” “Delgrossi pidió perdón”



Consentidas y consentidos sin sentido social.
¡Ulalá! ¿Quelevachaché? ¡Vosotros los pariste y alimentaste!




En Montevideo hace unos días el animador masculino, de cuarenta y dos años, algo calvo y de menuda contextura física, de un programa del Canal 10 de TV de éxito entre los telespectadores y que con el título de “Consentidas” protagonizan bonitas señoras también cuarentonas que no dejan de manifestar sus alegrías con sensuales y femeninas carcajadas, ese animador que después pidió disculpas y se comprometió a pagar los daños, real y funcionalmente alcoholizado a tempranas horas de la mañana mientras conducía (es un decir) a una tan bonita como sus consentidas coupé Mercedes Benz por la avenida Italia de la capital uruguaya, se le fue ésta de las manos (la coupé y no la avenida, ya que antes ambas se le habían ido del cerebro) y se llevó por delante un puesto de diarios y revistas (foto colocada en Internet por los diarios montevideanos). Los daños cuantificables en dinero fueron sólo materiales. En su sangre, como se anotó, también raudos, circulaban algo más de dos gramos de alcohol…



Poco antes de este suceso (que obviamente no fue un “accidente”) se habían desatado en Punta del Diablo, Departamento de Rocha, las veraniegas guerras de puro ruido y botellazos que, según los comerciantes lugareños, por segundo año consecutivo terminan con el fin de la primera quincena de enero. La lumpen pequeña burguesía engrosa el ejército de los quilomberos culiblanquitos (por etnia y también escasez de asoleadas).



Una cosa al parecer más festiva y erótica que bélica, ahora en Punta del Este, ya molestó a turistas propietarios y arrendatarios de elite que iniciaron gestiones denunciando la inacción al respecto de la Intendencia Municipal que ejerce un frenteamplista, y del Ministerio del Interior y el Instituto del Niño y Adolescente (INAU), organismos gubernamentales nacionales dirigidos por frenteamplistas. Sucede que de madrugada, según las crónicas, centenares de mujercitas y varoncitos veinteañeros llegan en automóviles haciendo sonar potentes equipos de audio sin escatimar el consumo de naftas, cervezas y licores varios (todo ello para nada baratito en esas latitudes), y se concentran en ramblas y playas haciendo de éstas hasta el amanecer uso exclusivo para desvelo de los que quieren dormir.



Pregunto… ¿Más allá de que esta “clase” de “niños y adolescentes” no es materia de dedicación del referido INAU, sus mamis y papis, seguidores por lo general de los Lacalle, Bordaberri y Larrañaga,1 no estarán instigando el ruido (y las consecuentes “denuncias”) para ver si de una vez por todas no vuelven ellos de manera directa a gobernar la otrora liberal “Suiza” de Suramérica para ahora enaltecerla tal New Florida South?2



Notas:

1 Seguidores de los tradicionales partidos de la derecha Nacional y Colorado.
2 Advertencia. Si a algún desprevenido seguidor del oncólogo Vázquez se le ocurre discurrir que el referido está exceptuado de nuestra crítica mirada, se equivoca. No olvidamos su alocución del 11 de octubre de 2011 frente a jóvenes estudiantes del Opus Dei (Colegio Monte VI) aludiendo a su solicitud al entonces presidente de EE. UU., George W. Bush, para que defendiera a los orientales de la “amenaza” guerrerista de Argentina.