Páginas vistas en total

domingo, 19 de enero de 2014

“El diálogo y el poder”



Anoche mismo, calurosa noche de sábado rioplatense, una lectora de este cuaderno se comunicó mediante correo electrónico para sugerir que quizá era excesivamente arriesgado suponer que la derecha uruguaya expresada en los partidos tradicionales, el Nacional y el Colorado, podía promover tanto los veraniegos “excesos juveniles” en Punta del Diablo y Punta del Este como la denuncia de que estos eran consecuencia del “desgobierno” encabezado por Pepe Mujica. Probablemente una ecuación sencilla para resolver una primera instancia definitoria sea averiguar si los vehículos y recursos dinerarios empleados para esas diversiones fueron facilitados por sus acomodadas familias o por el propio Pepe, o a sus espaldas quizá por Lucía (si no por Cristina Fernández de Kirchner). Tractor chacarero en tales jodas no se ha denunciado que haya sido visto, así que las dos opciones uruguayas pueden sin más ser descartadas.

Vamos a leer una paráfrasis que al respecto tiene pleno sentido:

La estrategia política de la derecha uruguaya tiene tres líneas principales: la desestabilización económica, la erosión de los apoyos gubernamentales en el territorio nacional del frenteamplismo y el desorden en la calle. Las tres líneas se suceden entre sí, convergen y se alimentan mutuamente. Con diferente intensidad y dramatismo, todas convergen en un punto imaginario, el de la creación de un clima de absoluta ingobernabilidad.

El texto original que hemos parafraseado pertenece al sociólogo argentino Edgardo Mocca y forma parte de su artículo “El diálogo y el poder” que hoy, domingo 19 de enero, publica el diario Página/12.

José Mujica, el presidente uruguayo, suele decir que ambos pueblos rioplatenses somos hermanos porque, palabras más o palabras menos, fuimos alimentados por la misma placenta. Quizá, mejor podríamos decir, más sujetos a la verdad histórica aunque ésta sea hiriente y dolorosa, que ambos pueblos somos producto y víctimas de las mismas y sucesivas violaciones colonialistas y patronales.

El artículo completo de Mocca está en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-238070-2014-01-19.html

Para concluir queremos agradecer la constancia lectora de estas notas que la estadística ubica en Brasil, Chile, Venezuela, Uruguay, Argentina, India, Malasia, Estados Unidos, España, Rusia, China, Bolivia, Perú, Alemania, Francia, México, Ucrania, Suiza, Suecia y Costa Rica. A todas y todos decimos que nuestros brazos los abrazan.