Páginas vistas en total

martes, 4 de octubre de 2016

¿Se habló ayer de esto en Buenos Aires entre Macri y Temer?





En el top ten de sus noticias más leídas según publica el propio diario uruguayo El País aparecen aquellas en este orden: “Cacerolazo y movilización de vecinos de Montevideo por mayor seguridad”, “Policía difundió fotos de requeridos por el intento de robo al Banco de la República”, “Miles de personas marcharon para protestar por la violencia”, “Operativos abusivos para ‘cazar’ a choferes de Uber”, “La policía busca a ‘golpeadores’ de delincuentes”, “[El Partido de los] Colorados [Bordaberry] interpelarán al ministro [de Interior] Eduardo Bonomi por la inseguridad”, “EE.UU. ‘pierde la paciencia’ con Rusia y suspende diálogo por Siria”, “Así esperan los jamaiquinos al peligroso huracán Matthew”, “Diputado del Frente [Amplio] pide bajar a [solamente] una las compras web permitidas” y, por último, en el décimo lugar, “Piden investigar negocios del gobierno de Mujica”.1  

Vale sin ninguna duda sospechar que a las ocho de la mañana de este martes 4 de octubre, cuando El País difundió la estadística, se tuviera ya una idea de la “tendencia” para las veinticuatro de todo el día. Más parece una “guía orientativa” para señalar a los lectores donde enfocar sus “preocupaciones”. Además, y esto es sustancial, no son los orientales efectivamente radicados en su país o en territorios cercanos personas con tal disposición de tiempo hasta esa hora para ya haber leído dos o más portales de noticias y, menos todavía, diarios sobre papel.

No sería errado, entonces, deducir que la mentada orientación está dirigida principalmente al “consumo exterior” de noticias de Uruguay, por ejemplo en Europa, donde, además, reside parte importante de la diáspora oriental. El objetivo, de ser así, sería repetir un exitoso modelo de cooptación de conductas sociales de derecha ya probado con las poblaciones de los países vecinos. En el territorio propio la acción “de difusión de tendencias” la cumplen más acabadamente los medios audiovisuales como TV y radio.

Lo manifestado no quita de las imprescindibles consideraciones políticas serias y medulosas la notoria inutilidad de los modelos de “capitalismo serio” sostenidos por los progresismos de la última década y media suramericana, aun sin negar, para nada, el mejoramiento de las condiciones de vida populares dado en ese período disuelto a partir del inicio de 2016 en Brasil y Argentina. La propuesta de los partidos y corrientes políticas y sindicales populares debe ser alertar sobre la necesidad de construir con potencia análisis, pronósticos y propuestas de realmente nueva concepción y consistencia. Los pueblos se reproducen y renuevan mientras las oligarquías y el capitalismo van rumbo a una peligrosa y contaminante autodisolución, de eso se trata.



Notas:
1 Los enlaces de El País para cada una de las notas referidas:
·  10 Piden investigar negocios del gobierno de Mujica