Páginas vistas en total

lunes, 10 de octubre de 2016

ROSARIO | 31° Encuentro Nacional de Mujeres frente al “conser-progre-macho-menos”. Así estamos…



Las imágenes que reproducimos fueron registradas para TeleSUR por el documentalista y reportero gráfico ecuatoriano Rolando Andrade Stracazzi, radicado en Argentina desde 1996, y obtenidas de la distribución que de ellas hizo el portal de noticias Resumen Latinoamericano, cuyo director es Carlos Aznárez.





En Rosario, segunda ciudad de Argentina en paridad con la capital de Córdoba, y principal de la Provincia de Santa Fe, bastión se ha dicho del progresismo encarnado por un sector del “socialismo democrático” liderado por el médico Hermes Binner, amigo del médico y presidente uruguayo Tabaré Vázquez, ayer, 9 de octubre, esa conducción política predispuso a morochos “sin huevos” contra mujeres con tetas.

Somos breves y concisos. Mostramos unas pocas fotos de las muchas que están siendo observadas en el mundo. Están siendo observadas por sencilla gente de sus pueblos y también hasta por intelectuales y académicos con distintas visiones y propósitos.




A los que se propongan seguir siendo funcionales al poder financiero, al establischment capitalista y a la hegemonía imperial cabe decirles claramente que es criminal lo que hacen. Que los saberes que esgrimen no les son propios sino de la humanidad, y que las mejores mujeres y varones de ésta exigirán perentoriamente pronto y procederán a la recuperación perentoria de los mismos.


Sobre los encuentros, los debates en comisiones y la multitudinaria marcha de cierre del 31° Encuentro Nacional de Mujeres realizado entre el 8 y el 9 de octubre en Rosario hay y habrá numerosas crónicas, análisis y comentarios.




A los que en ese campo intelectual y académico observan entre interesados y consternados cabe reclamarles ya saltar a la palestra. Y a los morochos argentinos de las llamadas “fuerzas de seguridad” les decimos que recuperen los testículos que abandonaron en algún rincón de los cuarteles o “atados a un alambrado” –como tantos “instructores” han recomendado y recomiendan todavía– porque es una vergüenza de miserabilidad enorme el manoseo al que se prestan por parte del poder político ejercido por inmorales. Dense cuenta que se enfrentan a sí mismos, a sus hermanas y hermanos, a sus madres y padres, a sus compañeras, a sus hijas e hijos. No jodan más, no se corrompan más, sálganse de ahí, pidan ayuda, serán ayudados.