Páginas vistas en total

viernes, 27 de marzo de 2015

Últimas noticias: popurrí (pero no tanto)



El Gobierno de Indiana, estado en el medio oeste de EE. UU. con más de seis millones de habitantes, ha declarado el estado de emergencia por una epidemia de VIH vinculada al extendido consumo de drogas endovenosas y el uso compartido de jeringas y agujas. El brote ya afecta, según las propias autoridades estatales, a ochenta personas, y habría más contagios.



En Colombia, afirma la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, ente civil compuesto por el Gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, militares estadounidenses abusaron sexualmente y violaron al menos a 58 mujeres menores de edad, una de solamente doce años, entre los años 2003 y 2007. «Hay abundante información sobre la violencia sexual, en total impunidad gracias a los acuerdos bilaterales y a la inmunidad diplomática de los funcionarios de EE. UU., que forma parte de un comportamiento sexista y discriminatorio denominado como “imperialismo sexual”», manifestó uno de los miembros de la aludida comisión, Renán Vega, de la Universidad Pedagógica Nacional de Colombia. Lo mismo, dijo, hacen militares estadounidenses en Filipinas, Japón o Corea del Sur. En Colombia en los últimos años más de siete mil mujeres habrían sido víctimas de delitos sexuales según datos oficiales.



También en Colombia, se supo ahora, los capos del narcotráfico pagaban a prostitutas para que en el edificio alquilado por el Gobierno de EE.UU. se divirtieran los agentes de la Drug Enforcement Administration (DEA), la famosísima Administración para el Control de Drogas que fue expulsada de Bolivia por el Gobierno que encabeza Evo Morales.



En la capital de la Provincia de Buenos Aires, La Plata, el pasado 23 de marzo se honró la memoria contra las dictaduras, especialmente contra la que se inició en Argentina en marzo de 1976. Un grupo de activistas con banderas de la agrupación HIJOS quemó dos muñecos, uno que representaba a un cuestionado general del Ejército que está al frente de esa fuerza, y otro que representaba a la presidenta de una de las dos asociaciones de Madres de Plaza de Mayo: Hebe de Bonafini. Se dijo que el estropicio político fue realizado por “la izquierda”, señalándose a corrientes trotskistas. La acción de ninguna manera fue propia de la izquierda política, lo más probable es que haya sido protagonizada por confundidísimas muchachas y muchachos de clase media empujados por serviciales provocadores. A ciertos ortodoxos minusválidos también de clase media memoriosos de aquella consigna de “ni yanquis ni marxistas, peronistas” les sigue pareciendo estratégico confundir.



También en Argentina el célebre fallecido Nisman murió una vez más. Puede que de su inconsistencia se hayan contagiado allegados suyos. Ahora, su socio en el hurto de arcas públicas habla y habla, rompió el silencio, pero no devuelve la platita. ¿Por ello no lo van a imputar?
Barack Obama, quien con un decreto cuasi ley declaró formalmente que Venezuela amenaza la seguridad de Estados Unidos de América abriendo así la posibilidad de acciones militares ofensivas para mitigar aquel “gravísimo riesgo”, ahora pidió al parlamento de su país que habilite una partida de varios cientos de millones de dólares para “promover” la libertad de prensa y los derechos humanos en Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela. En Quito, el Gobierno, a través de su canciller Patiño, expresó: «Si alguien tiene necesidad de una lección de derechos humanos en el mundo es Estados Unidos» y, además, que «A Ecuador, EE.UU. no tiene que enseñarle absolutamente nada de democracia, derechos humanos y libertad de expresión».

Fíjense, pongan atención, que no siempre ni en todo estoy de acuerdo con lo que publica Página/12 de Buenos Aires. Un caso es el de la nota de la antropóloga Marta Riskin, quien escribió:

“Macbeth: ... ¿Cómo va la noche? Lady Macbeth: En lucha con la mañana, mitad por mitad.”William Shakespeare (1564-1616)

Por si alguien dudaba, desde el 1° de marzo resulta insoslayable la incorporación de amplios sectores de las grandes mayorías a la Clase Media Argentina.

El incremento de la última década incluye, además, buena parte de los asistentes a la marcha del 18F.

Ambas concentraciones exteriorizaron en la arena pública la complejidad de la categoría socioeconómica, sus conflictos tradicionales y las diferentes corrientes ideológicas que las atraviesan.

[…]1

La cita de Shakespeare refiere a ese equilibrio agónico entre cosas al que aludí a propósito de nuestras sociedades suramericanas en “Fifty-fifty no es lo mejor” (¡Ansina es!…, octubre de 2014). Pero Rifkin no es explícita en la condición de mediadora en la explotación capitalista que da nombre a ese segmento social (mediadora inclusive de su mismísima explotación, como el copiloto alemán que para suicidarse asesinó a un centenar y medio de viajeros). Se me ocurre, a propósito, parafrasear una cita famosa escribiendo que los antropólogos no deben solamente estudiar al ser humano en su condición de tal, sino propender a su transformación. Por otro lado recomiendo a Rifkin desconfiar de su corrector automático de Word: el gentilicio argentina-argentino no se escribe con mayúscula inicial, como sí es el caso del nombre propio del país.


Vamos, para ir concluyendo este popurrí (pero no ajenas las cuestiones unas de otras), a anotar que a nosotros no nos pasa como a las autoridades políticas y empresarias de España, Francia y Alemania, que dicen estar “conmocionados” y “desconcertados” por el caso del avión de la empresa Lufthansa precipitado en los Alpes. Todos ya estamos suficientemente enterados de que se ha manifestado certeza “post mortem” de que un miembro calificado de la tripulación, el copiloto o segunda máxima autoridad en un vuelo, estaba “enfermo”, probablemente con un cuadro psiquiátrico, y “precipitó” la nave ocasionando no solamente su muerte, sino la de más de ciento sesenta personas que no preveían por ahora morir de esa manera.



Colofón



Póngalo el lector…





Nota: