Páginas vistas en total

domingo, 29 de marzo de 2015

¿Por qué Uruguay se integró en secreto al Trade in Services Agreement (TISA)*?, por Antonio Elías**

El 11 de julio de 2014 publicamos en este blog una primera nota sobre el tema, también del economista uruguayo Antonio Elías. Ese artículo es el que más lecturas tuvo en Ansina es... Elías vuelve a reclamar, respaldando a las organizaciones sindicales PIT-CNT y COFE. G.E.

 
Una vez que los espacios de la periferia fueron incorporados a las relaciones capitalistas de producción, el imperialismo siguió avanzando más allá de los límites impuestos por la geografía mediante la mercantilización de sectores de la vida económica y social antaño preservados al margen de la dinámica predatoria de los mercados, como los servicios públicos, los fondos de pensión, la salud, la educación, la seguridad, las cárceles y otros por el estilo.
Atilio Boron1



Uruguay  ingreso al Trade in Services Agreement (TISA) sin que exista una discusión nacional sobre la conveniencia o inconveniencia de este acuerdo de libre comercio de servicios. Una medida que demuestra las grandes debilidades del gobierno de José Mujica en lo que refiere a su política de inserción internacional y a la transparencia de sus acciones. Teniendo en cuenta el modelo económico que se aplica en el país y lo señalado en artículos anteriores sobre el TISA2.  



En febrero del 2015, en la página del Ministerio de Relaciones Exteriores de Canadá se publicó la siguiente noticia:



Nos complace anunciar que los países miembros del TISA han dado la bienvenida a Uruguay en las negociaciones. En la actualidad hay 24 países que participan en las negociaciones TISA: Australia, Canadá, Chile, Taipei, Colombia, Costa Rica, los de la Unión Europea, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Nueva Zelanda, Noruega, México, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Turquía, Estados Unidos de América y Uruguay.3



Uruguay fue aceptado –luego de que el Congreso de Estados Unidos diera luz verde para que así lo hiciera–, y participó de las negociaciones a partir del 9 de febrero. Es decir, Uruguay empezó a participar en las negociaciones aceptando los acuerdos realizados hasta el momento de su incorporación. Acuerdos cuyo contenido se desconoce y que comprometen el futuro de todos los uruguayos.



La primera noticia pública sobre este tema se tuvo el 2 de mayo de 2014, cuando la Agencia EFE informó desde Bruselas que Uruguay había solicitado ingresar el TISA en setiembre de 2013, y que  el comisario europeo de Comercio, Karel De Gucht, manifestaba que «La Unión Europea celebra el interés de Uruguay por unirse a las negociaciones del TISA y respalda firmemente su participación de ahora en adelante». Gucht afirmó, además, que el ministro uruguayo de Relaciones Exteriores, Almagro Lemes, ha garantizado que su país «comparte los objetivos de las negociaciones del TISA» y que «respetará los resultados de la negociación logrados por otros participantes si se une a ellas».4



Dicha declaración entra en contradicción con lo sostenido por el canciller Almagro en múltiples instancias en las que declaró que sí Uruguay es admitido se tomará conocimiento «del material de base sobre el cual se está negociando y de las respectivas ofertas», y se estará «en condiciones de evaluar la conveniencia de entrar».



El canciller en esa misma entrevista afirmó, utilizando un discurso elogioso e impreciso que el TISA tiene como objetivo «establecer un régimen de comercio más amplio, flexible y predecible […] lo suficientemente claro para no impedir que cada gobierno ejerza su propia soberanía para regular ciertos sectores […] que las disposiciones del acuerdo estarán sujetas a excepciones generales, a excepciones relativas a la seguridad y a excepciones prudenciales en el caso de los servicios financieros», y que Uruguay podrá incluir sectores que quieran proteger «en listas de excepción».



El gobierno uruguayo ingreso al TISA inmediatamente después de ser aceptado lo cual implica que adhirió a tapas cerradas, lo que es muy poco probable, o conocía y acepó el contenido de dichos acuerdos que siguen siendo secretos.



Los principales referentes del Frente Amplio en el senado sobre asuntos internacionales consultados  en aquel momento –Enrique Rubio, Eduardo Lorier y Alberto Couriel– desconocían el tema, y el asesor de la presidencia del FA en política exterior, José Bayardi, afirmó que no se había discutido en la coalición.



Si fue sorprendente que el Gobierno  uruguayo hubiera solicitado participar en esas negociaciones sin informar públicamente, la sorpresa es mucho mayor ahora, cuando ya se ingresó al TISA, y es notorio que todos aquellos que  tomaron conocimiento del tema no hicieron lo necesario para generar un proceso de discusión amplio y abierto que  convalidara o cuestionara lo que estaba haciendo el Gobierno.     



Debe destacarse que sí bien no existen voces discrepantes en el ámbito político, el movimiento sindical resolvió: «Rechazar el ingreso de nuestro país a estos tratados, ya que esto pondría en riesgo el patrimonio y la soberanía nacional, ya que la intención es liberalizar y desregularizar los mercados»5. La Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadores Estatales (CLATE) se expresó en el mismo sentido, al igual que lo hizo la Confederación de Organizaciones de Funcionarios del Estado (COFE)6. Por su parte, la Internacional de Servicios Públicos (ISP) desarrolla una campaña contra el TISA en varios continentes.7



Ante un hecho de tan extraordinaria importancia cabe preguntar: ¿por qué el gobierno de José Mujica no informó de los pasos que se recorrieron para integrarse al TISA?, ¿cuáles son los motivos para integrarse a un acuerdo multilateral que  limita fuertemente las potestades de decisión del Gobierno y la soberanía nacional? ¿El gobierno de Tabaré Vázquez asumirá  y continuará con esta política?, sí así lo hiciera ¿someterá estas decisiones al conjunto de la nación o continuaran con el secreto de Estado? 



En la siguientes rondas de negociaciones, la próxima es en abril, Uruguay deberá presentar su lista de excepciones con los sectores de servicios que desea proteger y, por defecto, todos los demás sectores que quedarían sometidos a la liberalización con su consiguiente impacto sobre trabajadores, empresarios, cooperativistas y usuarios.



¿Quién o quiénes, y con qué derecho, van a tomar esa resolución? Nadie de los involucrados en estas negociaciones debería olvidar que la democracia directa ha sido el arma utilizada por el pueblo para evitar el desborde de los gobernantes.



 

Notas:

*   Acuerdo de Comercio de Servicios

** El autor es director del Instituto de Estudios Sindicales Universindo Rodríguez (INESUR), y miembro de la Red de Economistas de Izquierda de Uruguay.

1 Atilio Boron, América Latina en la geopolítica del imperialismo, Ed. Luxemburg, Buenos Aires, 2012, p. 23

2 “¿Por qué Uruguay solicito integrarse al TISA”, Semanario Voces, 10.7.2014 y 24.7.2014; también en ¡Ansina es!... 11.7.2014


4 Natalia Uval, “Abierto a todo”, La Diaria, 17.7.2014

5 PIT-CNT, Mesa Representativa Nacional Ampliada, 17.3.2014

6 «El TISA intenta eliminar o reducir al máximo las fronteras económicas internacionales, los sistemas regulatorios que preservan los derechos de los trabajadores y el papel de las empresas y servicios públicos. Todo lo cual genera pérdidas significativas de soberanía nacional y derechos democráticos.» COFE, Montevideo, 20.8.2014
7 http://www.world-psi.org/es/informe-especial-de-la-isp-el-tisa-frente-los-servicios-publicos