Páginas vistas en total

jueves, 12 de enero de 2017

Terrorismo de Estado en la Patagonia argentina. Comunicado del Pueblo Mapuche

Fotografía distribuida hoy por el Gobierno de la Provincia del Chubut (@ComunicacionCH): Dice Das Neves: «Hace un tiempo en Chubut hay un grupo de violentos que no respetan las leyes» (¿Se trata de un acto fallido que refiere tanto a la policía provincial como a la Gendarmería bajo las órdenes de su histórica compañera ideológica Patricia Bullrich? G.E.)



Fuente: RedEco. Pueblos Originarios, jueves 12 de enero de 2017*



Con una violencia y un despliegue descomunal, llegaron las fuerzas represivas de Gendarmería Nacional a la región mapuche en Puelmapu. La posibilidad de una represión salvaje fue anunciada por el diario nacional Pagina|12 y sin embargo no le generó ningún conflicto al gobierno nacional, que puso toda la fuerza de represión al servicio de un desaforado gobernador Das Neves. Este gobernador pide sangre de toda las formas, como única forma de resolver un conflicto de poco más de un siglo, que se inició  justamente con un intento de arrasar todo con la fuerza de las armas y al que le opusimos una resistencia histórica.





Cushamen hoy es el centro de esta militarización y represión. En defensa de la familia italiana Bennetton. Ataca el Estado al núcleo fundamental que es la vida comunitaria y no duda de golpear o balear sean hombres, niños o mujeres. Nosotros condenamos todo tipo de represión, pero cuando la misma se ejerce sobre un Pueblo con el objetivo de impedir su producción y reproducción, eso es genocidio. Todavía está fresca en la memoria de nuestros fvtakece (ancianos) las consecuencias del genocida Roca, y hoy Macri y Das Neves buscan replicar este mecanismo.



Luego de haber generado heridos de balas de goma y de plomo y dejar un tendal de heridos, quebrados y familias humilladas por la violencia, Gendarmería y la GEO descansan en El Bolsón. Allí, en ese lugar, se generó días atrás la mayor movilización de la Provincia de Río Negro en defensa del Agua y contra la extranjerización de la tierra, ante el intento de Joe Lewis (amigo de la pareja presidencial), de asegurarse un negocio inmobiliario. ¿Es este pueblo de El Bolsón el próximo objetivo de este Tour de Represión?    La población que se movilizó de manera ejemplar ya no duerme tranquila porque sabe que está en la mira.



¿Quién seguirá después?... ¿El Lof Ancalao que mantiene dignamente la defensa de su territorio recuperado de manos saqueadoras y lo querían condenar a la pobreza eterna?



¿Quién continúa luego en este verano de represión militar? ¿El Lof Kinxikew, a quien un inescrupuloso juez de Junín de los Andes (Neuquén), Andrés Luchino, a pocas horas de la Navidad cristiana le dictó una orden de desalojo para favorecer a una familia de origen austríaco?



¿Y ahora que nación, las provincias petroleras, los gobernadores y el sindicato se han puesto de acuerdo para profundizar la explotación de Vaca Muerta, las comunidades mapuche que venimos denunciando la contaminación y el saqueo de los recursos naturales, seremos los próximos en la lista de la ruta de la represión?



La única lógica para que se haya generado el desplazamiento de trescientos efectivos de Gendarmería con toda la parafernalia represiva y de terror que incluye tanques, camiones, escudos, armas, etc. es que ESTO RECIÉN EMPIEZA. Cushamen es el ensayo para una represión que continuará y por eso nos organizamos en nuestros territorios para que a Macri y los gobiernos provinciales que acepten la doctrina de la Seguridad Nacional que ideó una funcionaria desquiciada por el ejercicio de la violencia como Patricia Bullrich, sepan que pagaran un precio político muy caro ante el objetivo de escarmentarnos a través de la violencia física. 



Cuentan con un instrumento perverso como la LEY ANTITERRORISTA para implementar los compromisos asumidos ante las corporaciones del petróleo, la minería o la soja. Pero al frente hay un pueblo digno que exige políticas de restitución territorial producto de un acuerdo político que quizás hoy con esta campaña de represión expresan no estar dispuestos a conceder.  



Es urgente lograr ese escenario político, donde se asuma que estamos ante un conflicto histórico político cultural sin resolver, cuyas consecuencias más inmediatas son la pobreza y el reduccionismo territorial. Y eso debe encontrar, no un escenario de guerra, sino interlocutores serios y responsables dispuesto a un acuerdo histórico.















Neuquén, Puelmapu, 11 de enero 2017



Nota: