Páginas vistas en total

jueves, 14 de abril de 2016

“Es un gobierno de muerte”, artículo de Redacción Rosario que republicamos con sumo dolor, antes de nuestra próxima nota*



Redacción Rosario, publicación de la Cooperativa de Trabajo “La Masa”1, publica hoy en su sitio de internet esta dolorosa noticia que repetimos: la muerte por desesperación de una muchacha de apenas treinta años, mamá de una beba de uno, como consecuencia de su despido de la Delegación Resistencia (Provincia del Chaco) del INTA, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, cuando se le anunciaba su despido:



Una trabajadora del INTA Chaco sufrió un paro cardíaco mientras discutía sobre su continuidad laboral, puesta en duda por las autoridades, y murió cuando era trasladada al hospital. Sus compañeros responsabilizaron a las “políticas de despidos y ajuste” de Macri.

Una trabajadora del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) del Chaco, Melisa Bogarin, de treinta años, sufrió un paro cardíaco mientras discutía sobre su continuidad laboral, que había sido puesta en duda, y murió cuando era trasladada al hospital. Sus compañeros responsabilizaron a las “políticas de despidos y ajuste del gobierno nacional”. Su marido hacia poco tiempo había sido despedido de la Secretaria de Agricultura Familiar. Tenía una nena que hace unas semanas cumplió un año.

El hecho ocurrió el martes [12] pero tomó estado público nacional este miércoles tras la difusión de una carta de sus compañeros del INTA, nucleados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), quienes acusaron por la muerte de Melisa al “proyecto de gobierno encarnado por Mauricio Macri”, al que calificaron no sólo como “un gobierno de ajuste, de devaluación, de tarifazos, de despidos”, sino también como “un gobierno de muerte”.

La situación se dio en el contexto de una asamblea de trabajadores en Chaco, según describieron sus compañeros, quienes explicaron que por decisión del Ministerio de Desarrollo Social “su contrato precarizado había sido extendido por tres meses, sin seguridad de renovación, como a cerca de 232 trabajadores de Prohuerta en todo el país”. “Mientras explicaba sus miedos por la continuidad de sus sueños de trabajo y familia, les había sido otorgado el año pasado un crédito Procrear para la primera vivienda, se descompensó, sufrió un paro cardíaco y murió cuando era trasladada al hospital más cercano para ser atendida”, fue el relato de los hechos que difundieron desde ATE.

En rigor, Melisa Bogarin trabajaba en el programa Prohuerta de Chaco, una política pública de autoproducción de alimentos que gestiona el INTA y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación desde hace más de 25 años, y que se desarrolla con familias en situación de vulnerabilidad social, “las que se juegan todos los días para llevar un plato de comida a las mesas de sus familias” según la carta de los trabajadores del INTA.

En su texto, los trabajadores del Instituto recordaron que desde hace más de ocho años Melisa Bogarin desempeñaba tareas de comunicación en el Prohuerta. “No era una trabajadora que pensaba la comunicación como tradicionalmente se la conoce, una herramienta para difundir un hecho en un medio”, aclara la misiva, y continúa: “Si no que consideraba que, para los sectores con los que trabajaba todos los días, campesinos, agricultores familiares y comunidades originarias, la comunicación ejercida como un derecho humano podía servirles para, sin intermediarios, ayudarles a expresar sus problemáticas, luchas y alegrías”.

En la carta se destacó que desde el programa Prohuerta en la Provincia del Chaco, con otros compañeros, Melisa impulsó una red de radios escolares rurales en las escuelas a las que asistían los hijos de los huerteros de Prohuerta, de los agricultores familiares y campesinos con los que trabajaba. “Esa era su preocupación –escribieron sus compañeros–, sobre cómo la comunicación podía servir a esos sectores para decir, para denunciar la explotación y postergación, para ayudarlos a organizarse. Impulsó talleres, formó a niños y adultos, gestionó la instalación de radios escolares, elaboró proyectos con las escuelas y con organizaciones de la agricultura familiar, describió los procesos [en los que participaba] para que sirvieran de ejemplo en otros rincones del país, los compartió, se juntó con otros en todo el país. Soñó e hizo lo posible, desde su lugar, por la construcción de la utopía de un país más justo e inclusivo.”

“Como miles de laburantes de la gestión pública [que] desde hace cuatro meses viven la humillación, la persecución y el maltrato no sólo de un gobierno que nos trata de ñoquis y vagos, sino [también] de un sector importante de la prensa nacional y la sociedad que repite ese relato, sin fundamentos, sin saber, sin conocer una sola historia de estos trabajadores, queriéndoles cobrar a Melisas y Germanes vaya a saber qué venganza”, señalaron los trabajadores del INTA.

“El proyecto de gobierno encarnado por Mauricio Macri no es sólo un gobierno de ajuste, de devaluación, de tarifazos, de despidos. Es un gobierno de muerte. Y los trabajadores no queremos una muerte más”, plantean los trabajadores en su carta, y concluyen: “En tu memoria, por tu trabajo, por tus sueños y por tu familia, los trabajadores del INTA, tus compañeros, te prometemos mantener encendido el reclamo de justicia”.



Notas:
* Para su publicación en este blog se hicieron ínfimos ajustes de estilo del texto que no modifican el contenido conceptual. El original puede verse en: http://www.redaccionrosario.com/nuevo/2016/04/14/es-un-gobierno-de-muerte/#comment-6219
1 «Nacieron como la alternativa a la hegemonía de los grandes y únicos medios de comunicación en la ciudad de Rosario. Atravesaron la cocina de la Ley de Medios, sus debates y su aprobación. Hoy auguran un futuro próspero de trabajo y de redes de organizaciones comunicativas. enREDando hace un repaso por la carrera de esta cooperativa rosarina para que conozcas la historia de “La Masa”. » Ver en: http://www.enredando.org.ar/2011/10/29/tres-anos-de-la-cooperativa-la-masa/