Páginas vistas en total

martes, 13 de octubre de 2015

¿Qué gusto tiene el DRAE de la lengua?: ¡A dinero!... ¡A dinero y más dinero!…



Cuando hoy ingresé para hacer una consulta en la versión digital y en línea del Diccionario de la Academia Española, me encontré con la sorpresa de que me derivaba sí o sí, sin otra alternativa, a ver la respuesta en el marco de la campaña publicitaria de un banco comercial con sede en Barcelona: La Caixa.

En una pasada oportunidad, cuando el fallecimiento del líder venezolano Hugo Chávez, otra empresa financiera, el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), a través de su Fundación del Español Urgente (Fundéu), un organización que anuncia está asesorada por la Real Academia Española, los banqueros resolvieron que –como consecuencia de la vieja sentencia de que muerto el perro se acaba la rabia–, no cabía más hablar de “chavismo” sino de “ex chavismo” (en realidad escribieron “exchavismo” considerando que “ex” es un prefijo que va unido al vocablo que modifica, y no como consideramos muchos de que se trata de un “prefijo autónomo de valor de adjetivo”. Véase en http://lema.rae.es/dpd/srv/search?id=mCmmW1s3ED66AfojsM).

Los deseos de fijar cátedra política de la gran banca financiera internacional –espacio que de distintas maneras ocupan tanto el BBVA como La Caixa–, se da de narices contra la realidad, pero, sin duda, molesta… Ni muertos Chávez, Perón, Karl Marx, Lenin, Trotsky o Ernesto Guevara han finiquitado las ideas y prácticas chavistas, peronistas, marxistas, leninistas, trotskistas o guevaristas. Tales argucias no son siquiera de intelectuales orgánicos, sino solamente de “ex”… (a propósito ver una contribución que hicimos en ALAI América Latina en Movimiento: ¿Poschavismo? ¡La Fundéu!: http://www.alainet.org/es/active/62254).

Ahora, hoy, hace apenas un ratico, envié este mensaje a la Dirección del DRAE (a través de su formulario de “contacto”: http://www.rae.es/formulario/contacto):

«No se trata de una consulta sino de advertirles de que una cosa es que aparezca una empresa o una marca comercial apoyando a un emprendimiento cultural de carácter mundial, tal vuestra Academia de la Lengua, y otra es convertir el sitio en Internet del DRAE en una “Web publicitaria de negocios” plagada de mensajes y vínculos directos, explícitos o subliminales. ¡Por favor, ya lindaban con el mal gusto los “consejos políticamente reaccionarios” de la Fundéu!»

Os invito, queridos amigos, a multiplicar la queja ante los “lingüistas” con mal sabor en su DRAE…