Páginas vistas en total

jueves, 4 de junio de 2015

Ni una menos… ni una más



Esta nota es profundamente personal. El femicidio, sea como asesinato directo o indirecto, rápido o lento, final o no, es negación de la persona mujer y también negación del negador de la persona mujer. No se trata de machismos, paternalismos o feminismos patológicos sino de momentos de propia crisis de los modos de producción y reproducción social que, en esencia, y mejor, es calificarlos –según su época– como antiguos, feudales, aristocráticos, oligárquicos, y plutocráticos o, ahora, capitalistas.

Hembras y machos, seamos más o menos poseedores de los caracteres básicos, según nuestras edades, de las respectivas sexualidades y condición genital, seamos más o menos exitosos en tanto productores reproductores sociales en consideración de todas las manifestaciones de salud psicofísica y potencialidad ética y cultural, mujeres y varones somos, principalmente, hermanos de especie.

Desayunando nosotros, ayer, compañeros de amor, de amistad, de sexualidad con gozo, de maternidad y paternidad compartida con alegría durante, hasta ahora, medio siglo en pareja sin matrimonio legal ni religiosidad alguna, nos dijimos que era interesante y feliz haber llegado a nuestros octavos decenios de vida con aceptable estado de salud física y lucidez intelectual.

Nos dijimos que subsumíamos, nosotros como también tantos otros, distintas pero asociadas prácticas de convivencia: en primer lugar la pareja sexual, el compañerismo materno paternal, y los roles de cuidado materno y paterno en relación con nosotros mismos, siendo madre y siendo padre una y uno de uno y de una, todo ello, claro, no sin conflicto. Alguno de los dos se morirá antes, y luego el otro, pero quedará las memorias: la historia, la ideología.

La ideología

Lo que caracteriza el salto de calidad en las relaciones sociales es la dialéctica, el proceso de cambio, de superación de una situación vieja, acabada, por otra nueva, superior. La negación de la negación sola, no es negación dialéctica. Véase en EcuRed, la peculiar enciclopedia cubana en internet.1

Hipocresías

Ayer hubo concentraciones y marchas en muchísimas ciudades argentinas y en naciones suramericanas hermanas. Hubo en ellas mujeres y varones de distintas clases sociales, incluso víctimas y victimarios de la violencia social (incluso de la violencia sexual o de género). La sociedad argentina está en plena campaña preelectoral, primaria, una oportunidad excelente para la práctica del oportunismo. Una experta comunicadora radiofónica a la que se conoce como “La Negra” Vernacci se manifestó repugnada por la hipocresía de varones –y también de mujeres– que hoy, hoy solamente, se han colgado el cartel de “Ni una menos”.


Nota:
1 http://www.ecured.cu/index.php/Ley_de_la_negaci%C3%B3n_de_la_negaci%C3%B3n