Páginas vistas en total

sábado, 17 de enero de 2015

Pulpitos a la suiza made in Argentina


Mientras esperaba que fraguara la soldadura plástica con la que había reparado una pieza de una segadora de pasto para jardín, veo que en la cajita dice “industria uruguaya”. ¡Qué bien!, pienso inmediatamente. También dice que el producto es fabricado por Fenedur S. A. En los textos de letra chiquita se refiere a las empresas importadoras en diferentes países, figuran las de Bolivia, Chile, Costa Rica, Paraguay y… ¡Uruguay!: Adesur Ltda., en avenida Millán 2629 –no dice la ciudad pero debe suponerse que es Montevideo–, y da dos números telefónicos… ¿Cómo, me pregunto, siendo un producto de industria uruguaya tiene importador en su país de origen?



Según afirma en su página de internet la empresa Adesur, ésta “nace con el cometido de encargarse del negocio de POXIPOL en el Uruguay en setiembre de 1978 […] inspirada en la filosofía de trabajo de Akapol S.A.”, operando no solamente en Uruguay sino principalmente, donde también tiene sede, el litoral marítimo de Brasil: Santa Catarina, Paraná, San Pablo, Minas Gerais, Río de Janeiro, y Bahía. Procuramos confirmar los números telefónicos referidos en el envase que nos llamó la atención pero en la guía telefónica de ANTEL no aparecen. Probablemente la empresa progresó y se mudó.



Una empresa uruguaya de capitales suizos



Con el título “Planta de Poxipol se muda para triplicarse”1, la versión digital del 8 de agosto de 2008 del montevideano diario El País refiere que la «empresa local de capitales suizos que [en Uruguay] produce las marcas Poxipol, La Gotita y Poxilina, realizará una inversión de US$ 3 millones para mudar su fábrica de adhesivos desde la zona franca de Colonia a un predio cercano a la ciudad de Las Piedras, [en] Canelones», y que:



Gracias a las mejores condiciones de la planta se triplicará la producción que el último año fue cercana a los 9,9 millones de unidades y el personal pasará de 30 a 60 trabajadores […]. La nueva fábrica comenzará a operar a comienzos del próximo año [2009] y a partir de ese momento aumentará la colocación en los mercados a los que ya llega: Europa, Medio Oriente, Centro América y América Latina.



El sitio en internet de Fenedur S.A. (http://www.fenedur.com/#), y coincidentemente con la información dada por El País, muestra los envases de cinco productos muy reconocidos: Poxipol, Poxilina, La Gotita, Fastix y… OŚMIORNICZKA, sus propiedades y usos. En las tres primeras marcas los envases indican, puede verse en las ilustraciones, que son de producción uruguaya. En el envase de Fastix –también según las ilustraciones– no se indica origen de fabricación, pero en el último con marca en idioma polaco que alude a un ejemplar pequeño de octópodo, molusco en castellano comúnmente llamado pulpo, se refiere claramente que es “made in Argentina”.



Capitales argentinos



Ingresando al sitio de Akapol S. A. (http://www.akapol.com/) es posible informarse que se trata de «una empresa argentina formada por capitales nacionales» cuyos «inicios se remontan al año 1962, época en la cual la empresa operaba a través de su establecimiento industrial, ubicado en Villa Ballester, provincia (sic) de Buenos Aires. En la actualidad Akapol cuenta con una planta industrial ubicada en Zelaya, [Partido Del Pilar,] provincia (sic) de Buenos Aires, y su sede administrativa [la mantiene] en Villa Ballester».



Por último, la empresa destaca que continúa investigando las necesidades de los usuarios para seguir desarrollando productos prestigiosos como Poxipol, Poxirrán, Poxilina, Fastix, La Gotita, Poximix, El Pulpito, Poxitas, Unipox, Voligoma y Volibarra.



Metidos a buscar conexiones encontramos que en todas las apariciones de marcas de Akapol S. A. los logotipos, colores y marcos publicitarios son iguales, y que en el caso de Poxipol, por ejemplo, el del fabricado en Uruguay por Fenedur S. A. figura una dirección web con sufijo de la República de El Salvador, “sv”, cuyo registro está a nombre de un ciudadano de ese país: César Ulises Trujillo. Es una cosa por lo menos curiosa porque podría haber tenido el sufijo “uy”, de Uruguay, o, incluso el que correspondería a los capitales suizos, “ch”. ¿O es que “sv” suena a suizo?



Además, según ComUnica2, una publicación de la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA)3, César Ulises Trujillo es «asistente de tecnología de información del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), y secretario técnico de SVNet4, entidad encargada del registro de nombres de dominios para Internet […] en El Salvador», organización dependiente de la referida Universidad “José Simeón Cañas”. Trujillo aparece a la vez en tanto secretario técnico de SVNet y como titular del registro extendido por SVNet http://www.poxipol.com.sv/



La Suiza de América



El que pega y no despega es Gardel. El morocho del Abasto nunca podría haber sido suizo. Algo más de quince días antes de que El País de Montevideo anunciara la mudanza de la fábrica de soldaduras plásticas de Colonia a Canelones –lo vimos en el ya pasado tercer párrafo–, el 16 de julio del mismo año 2008, el diario de Buenos Aires El Cronista, publicó: «Con la vista puesta en el Mercosur y los países de América latina, los accionistas de Akapol, la firma que elabora Poxipol, Poxilina, La Gotita y Boligoma (sic) entre otras marcas, realizó una inversión inicial de u$s 5 millones5 y comenzó a levantar una planta en Canelones, Uruguay. […]Los empresarios argentinos explicaron a las autoridades comunales uruguayas, (sic) que la producción de la planta se destinará, principalmente, a los mercados extra Mercosur. # La firma que produce pegamentos aprovecharía los acuerdos comerciales que el vecino país tiene, como por ejemplo con México, para poder colocar sus productos en terceros mercados. # Creada en 1962, Akapol es una empresa de capitales argentinos. Desde la compañía aseguraron a El Cronista, que la planta en Uruguay fabricará las marcas La Gotita, Poxipol y Poxilina. »6.



Pulpos y pulpitos



Sabido es que estos animalitos son pura cabeza más un pie multiplicado en ocho brazos o tentáculos, cada uno con un cerebrito secundario ligado al cerebro central, y tres corazones además de ojos de excelente visión. Consecuentemente no liberan fácilmente a sus presas y son sumamente voraces. Al final, ¿de cuántos billetes verdes fue la inversión y por qué apareció lo de “capitales suizos”? ¿Y César Ulises Trujillo qué tiene que ver con Gardel?







Notas:



3 La UCA se define así misma de esta manera, las bastardillas son nuestras: «La Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”, conocida como UCA, fue fundada en septiembre de 1965, en el contexto del optimismo de la década del desarrollo. # Un grupo de ciudadanos católicos se acercó al Gobierno y a la Compañía de Jesús para promover el establecimiento de una segunda universidad. Querían crear una alternativa a la Universidad de El Salvador [UES] para formar profesionalmente a los egresados de los colegios católicos.# La universidad concebida por este grupo de personas era privada, con capital y acciones, y orientada a satisfacer las demandas de una educación profesionalizante de una elite. Consideraban que una universidad católica concebida en estos términos contribuiría en gran medida al avance cultural del pueblo salvadoreño. Para matizar el elitismo, proponían ofrecer algunas becas.# Además de estas consideraciones generales sobre lo que debía ser la nueva institución, es importante subrayar la percepción que predominaba sobre la Universidad de El Salvador. Excepto por la Facultad de Medicina, generalmente considerada como de alta calidad, la docencia en las demás facultades era vista por los grupos poderosos como mediocre o deficiente. Pero lo que más preocupaba a estas clases sociales era la orientación ideológica de la UES, considerada como abiertamente comunista. La dimensión anticomunista en la idea de los promotores de la nueva universidad no fue explicitada públicamente, pero estaba sobreentendida entre la clase dominante, sin cuyo apoyo no hubiera sido posible fundarla.# La idea original no progresó, pero la Compañía de Jesús, que desde hacía varios años contemplaba la posibilidad de establecer una universidad, impulsó una alternativa diferente, al menos en dos puntos importantes. La primera es que sería una corporación de utilidad pública, cuya administración se encargaría a una junta de directores. La segunda es que se orientaría hacia el desarrollo económico y social de la región. En esta visión había una percepción, no muy clara del todo, de las grandes injusticias sociales. Los fundadores eligieron para la institución el nombre y símbolo libertario de José Simeón Cañas. […]».


5 En julio de 2008 se El Cronista se refiere a una inversión de cinco millones de dólares y en agosto, algo más de medio mes después, El País afirma que la suma que se invertirá será de solamente tres millones.