Páginas vistas en total

miércoles, 5 de junio de 2013

Los K terminarán exterminando hasta los osos polares de Uruguay… podría afirmar Madariaga desde Punta del Este



Al pie de la recomendable nota principal “Los usos de la pobreza”, de Horacio Verbitsky, en la edición del domingo 2 de junio de Página/12 (http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-221368-2013-06-02.html), en un recuadro el autor publica el siguiente texto que dice es de autor no identificado, así que lo podemos repetir;

“En Australia no se consigue”


Un juez de la Provincia de Buenos Aires hizo circular este análisis político de actualidad, cuyo autor no ha sido identificado, por lo cual sólo es posible alabarlo a distancia:

Un domingo Joaquín Morales Solá editorializa en La Nación, afirmando que el gobierno tendría listo un plan para eliminar a todos los ornitorrincos del territorio nacional.

A la noche, Lanata, luego de hacer su monólogo disfrazado de ornitorrinco, se despide con un primerísimo plano rogándoles a los televidentes que hagan algo para parar el exterminio.

Al día siguiente Clarín titula: Feroz embestida del gobierno contra los ornitorrincos. Amenaza de extinción.

El martes Bonelli se pregunta en TodoNoticias [TV]: ¿Van a desapadezed los odnitodincos? ¿Cómo afecta ézto al bodzillo de loz adgentinos?

Y Laje en C5N [TV] dice: Ante la incertidumbre por la escasez de ornitorrincos, la gente va a refugiarse en el dólar blue1, que va a volver a cotizar a más de diez pesos.

El miércoles Macri saca un DNU2 prohibiendo la cacería de ornitorrincos en todo el territorio de la CABA3.

El jueves un notero de Canal 13 intercepta al ministro de Agricultura Ganadería y Pesca a la salida de su domicilio, y le pregunta cuál es el motivo por el cual el Gobierno decidió terminar con los ornitorrincos, a lo que el ministro, tras mirar el logo del micrófono del periodista para ver si no es una joda de CQC, le contesta: ¡Pero si acá no hay ornitorrincos! El notero se da vuelta hacia la cámara, y dice: En el Gobierno no quieren admitir la existencia del plan de exterminio de ornitorrincos.

Comienzan a circular cadenas de mails que dicen: “Hoy somos todos ornitorrincos” y “Si tocan a un ornitorrinco nos tocan a todos”.

Carrió declara que lo de los ornitorrincos es sólo el principio, y que el Gobierno va por todo, incluidos los koalas y los osos panda.

Una ONG con sede en Washington lanza una campaña con la consigna: “Fight against argentinian dictatorship!! Save the platypus!!”

El viernes De la Sota saca un DNU prohibiendo la cacería de ornitorrincos en todo el territorio de la provincia de Córdoba.

El sábado Clarín y La Nación titulan: Sugestivo silencio de la Presidenta sobre el escándalo de los ornitorrincos.

El domingo siguiente al inicial Morales Solá dice entonces que un funcionario del Gobierno (al que no identifica) le confesó que decidieron dar marcha atrás con la matanza de los ornitorrincos, porque se dieron cuenta de que la medida les iba a restar votantes en las próximas elecciones.

Y concluye: los ornitorrincos de la Argentina están a salvo gracias al coraje y la determinación del periodismo independiente.



NOTAS

1 En Argentina llaman “dólar azul” a la divisa estadounidense cotizada en el mercado negro manejado por especuladores. Mientras que en el cambio oficial cada dólar es equivalente a 5,25 pesos nacionales, en aquel mercado negro cotiza a algo más de 9 pesos. En base a esa equivalencia especulativa los cambistas uruguayos y hasta el propio y gubernamental Banco de la República “compran” billetes de moneda argentina a 2,2 uruguayos por cada unidad (si en Montevideo un dólar cuesta 20 uruguayos, y un argentino 2, es porque cada argentino “vale” 10 dólares: clarito ¿no?). Los cambistas, luego, se los venden a los pequeños burgueses orientales a poco más de 3 pesos, y estos salen disparados vía BuqueBus a comprar en Buenos Aires pilchas, telefonitos, tablets, televisores y otras tonterías. Días pasados le dijo una vecina universitaria a mi compañera: “qué mal están las cosas en tu país, ¿no?”.

2 DNU son las iniciales de “Decreto de necesidad y urgencia”.

3 CABA iniciales de Ciudad Autónoma de Buenos Aires que tal acrónimo de pésimo gusto se han puesto de moda para con brevedad nombrar a esta ciudad.