Páginas vistas en total

miércoles, 21 de marzo de 2012

Todo muy bonito… (pero en carnaval ojo al pomo: puede ir cargado con agua regia)


(La presente nota fue publicada por la agencia ArgenPress y la publicación electrónica Vecinet, en Buenos Aires y Montevideo, respectivamente, a principios de marzo de 2005. Se cree oportuno volverla a publicar cuando otro presidente del BID, en la misma ciudad de los hechos comentados, hace comentarios sobre "seguridad" ciudadana.)

A poco más de una semana de la asunción en Montevideo del gobierno del Encuentro Popular-Frente Amplio-Nueva Mayoría es prudentemente inteligente secar las lágrimas de las justificadas y merecidas emociones vividas y ponerse atentamente en movimiento. Por la alfombra roja que encaminaba a la Asamblea Legislativa también avanzaron los pasos de una inesperadamente algo entrada en kilos diva (de edad avanzada) de carísimos almuerzos televisivos que pasa largas temporadas en Punta del Este, y también los de un muy sonriente Enrique Iglesias, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo.    

Carlos Santiago (“El día de los abrazos”, Alai y ArgenPress), Raúl Zibechi (“Justicia social o desarrollo”, Alai y ArgenPress), Gonzalo Abella (“Sobre el nuevo gobierno”, Vecinet) y Ernesto Herrera (“La hipnosis progresista”, Correspondencia de prensa, ArgenPress), además de Eduardo Galeano entrevistado por Página/12, han puesto de manifiesto cada uno tanto opiniones optimistas como de alerta. También en los últimos días diarios de Buenos Aires reprodujeron dichos de Tabaré Vázquez y de Reinaldo Gargano.

Mientras, ya apretó el pomo la revista montevideana Búsqueda, de Danilo Arbilla, ex presidente de la Sociedad Interamericana de Prensa y actual miembro de su dirección que, en esa condición, integra una comisión de inspección en la Buenos Aires que denunció imparcialidades para el otorgamiento de pautas publicitarias oficiales por parte del gobierno de Kirchner, y que años atrás apareció vinculado por sí y por su notario Javier Morassi (en la venta de una lujosa propiedad puntaesteña) en la investigación de lavado de presuntos narcodólares del Cártel de Juárez, junto con Aldo Ducler (financista de campaña de Ramón “Palito” Ortega, por entonces compañero de Eduardo Duhalde). Búsqueda disparó aqua regia, y como tilingo de arrabal directo al culo, donde más se ven las aureolas.

Últimas noticias

Precisamente la revista de Arbilla inauguró la primera y experimental corrida bancaria para el flamante gobierno, cuando publicó un informe de la calificadora internacional de bancos Fitch Ratings –con sede en Londres y en Nueva York–, en el que se advierte de una situación patrimonial crítica de la Cooperativa Nacional de Ahorro y Crédito COFAC, el banco cooperativo más relevante de Uruguay con sucursales en todo el interior del país, un equivalente oriental del Credicoop argentino. La noticia movió a que atemorizados ahorristas fueran por sus depósitos y, tras cartón, a que el Banco Central dispusiera la suspensión de la operatoria de la COFAC, según explicó Julio de Brun –presidente de la entidad monetaria uruguaya que viene en ejercicio desde el gobierno de la alianza blanquicolorada–, la medida se tomó para evitar una corrida contra el COFAC y luego de consultas con el gobierno de Vázquez. El ministro de Economía, Danilo Astori, debió entonces dar una conferencia de prensa y manifestar la preocupación del gobierno, expresar que el banco cooperativo mantenía fluidez financiera pese a sus problemas originados en la crisis económica suramericana de los años 2001 y 2002, y también afirmar que no se iría en socorro de entidades bancarias como se había hecho durante la gestión de Jorge Batlle, porque había urgencias más legítimas como el Plan de Emergencia para restañar las lacerantes pobreza e indigencia.
Fue entonces que el oriental presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, quien el primer día de marzo había transitado la alfombra roja detrás de Mirta Legrand, Enrique Iglesias, hizo declaraciones ofreciendo un paraguas protector siempre y cuando los cooperativistas cumplieran algunas condiciones. Por su parte, dirigentes de la sindical de los trabajadores bancarios AEBU alertaron que se estaba frente a “un tema político-económico donde existe una jugada fruto de determinados grupos económicos que están marcando la cancha”.

Mientras en la costa oriental se avanzaba para entre cooperativistas nomás resolver el problema, del otro lado del estuario a la SIP del director de Búsqueda, en una declaración del pasado domingo con el título “La prensa es libre, cuando TODOS pueden acceder a la información”, cuatro institutos universitarios integrantes de la Red de Carreras de Periodismo y Comunicación Social de Argentina (las universidades nacionales de Lomas de Zamora, La Plata, Rosario, La Matanza y la de Quilmes), manifestaron que “debe darse  una revisión de los criterios de libertad de prensa, libertad de empresa y organizaciones monopólicas”. Dijeron, entre otras cosas, que “la libertad de prensa no se amenaza cuando se publican los actos de gobierno, sino cuando intereses poderosos se entrometen en las estrategias de comunicación del Estado”, y señalaron que “es preciso revisar el papel desempeñado por la Sociedad Interamericana de Prensa durante la última dictadura militar, avalando con su silencio la desaparición de trabajadores de prensa, el cierre de medios de comunicación y la instauración del terrorismo de Estado”.

En este marco el diario Clarín de Buenos Aires, el viernes 4, tituló en la página 36 que en una conferencia de prensa internacional, en Montevideo, el presidente Tabaré Vázquez “dijo que el programa de su gobierno no será socialista”. En la nota –que firma Claudio Mario Aliscioni– se refiere que Vázquez afirmó que “No es un programa socialista sino nacional, con toda la ciudadanía”, enfatizando que “busca, por el camino de la solidaridad y el crecimiento económico, llevar adelante un país productivo, sostenido y sostenible, con justicia social”.

Un día después, el sábado 5, Página/12, en la columna “Mirador”, de la página 15,  con el título “Cuba no va al Mercosur”, afirma que “El canciller de Uruguay, Reinaldo Gargano, durante su presentación oficial ayer ante los funcionarios del ministerio que va a dirigir [no destaca el diario si se trató con trabajadores rasos o jerarcas, según la clara distinción que se hace en la nación de Artigas], descartó que Cuba pueda incorporarse como miembro pleno del Mercosur [como este país le había solicitado a través de su ministro de RREE Pérez Roque], pero apoyó que la isla pueda ser socio del bloque. El canciller dijo que había hablado con sus asesores legales y estos le habían informado de la imposibilidad de aceptar a Cuba como miembro pleno del bloque formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay. La razón de la imposibilidad sería que Cuba no cumple el requisito de la ‘cláusula democrática’, que impide la incorporación al Mercosur a un país que no se rija por el sistema democrático, aunque esta cláusula no se aplica a los países asociados”.

Calvos o pelados

La diferencia entre calvos y pelados está en que los primeros han perdido el pelo (lo que no garantiza que también las mañas), y que a los segundos se les ha pasado la maquinita dejando igual de lustrosa la cobertura exterior de los sesos. Ni lo uno ni lo otro, suele decirse cuando las cosas no están claras. Suponer que lo que tiene el pomo de carnaval es siempre agua de rosas puede resultar fatal: el aqua regia, mezcla de los corrosivos ácidos nítrico y clorhídrico, disuelve los metales y las intenciones más nobles.

En las situaciones que soberanamente nos intranquilizan (en la concepción de una soberanía realmente popular) es necesario ser explícitos. El movimiento sindical clasista uruguayo (PIT-CNT) junto con el cooperativismo de ayuda mutua (Fucvam y Cudecoop) son imprescindibles pilares para una gestión de gobierno orientada hacia necesarias transformaciones sociales. Las vallas que se interpongan para neutralizar esa movilización de intercambio pueden ser muy sutiles y a la vez drásticamente eficaces, pueden ser objetivas y subjetivas. Calvas o peladas.

A los gobernantes elegidos es imprescindible exigirles no modificar su indiscutida honestidad y también hacer más precisas sus definiciones. Mejor que prestar oído a los asesores académicos de coyuntura es poner atención a las voces de la realidad, y no es bueno exponer con eufemismos lo que en la intimidad se dice de otra manera.

Hubiera sido diferente

Hubiera sido diferente que el diario Clarín, el pasado viernes 4 de marzo, reprodujera que el presidente Vázquez había manifestado que el gobierno de izquierda –explicando que en éste participan también importantes figuras del socialismo y el marxismo uruguayos–, con la convicción democrática del pueblo oriental y su progresismo histórico que viene desde el propio José Artigas, será capaz de llevar adelante un programa nacional, en permanente diálogo con toda la ciudadanía, como no pudieron hacerlo –o no quisieron– otras administraciones que, sin ánimo ahora desde el gobierno de producir una disputa innecesaria, puede afirmarse que no eran “socialistas” porque respondían a intereses marcadamente minoritarios.

También hubiera sido diferente si en el “Mirador” de Página/12, un día después, se refiriera que el canciller Gargano había explicado que se procuraría debatir ampliamente en el marco del Mercosur la incorporación de la República de Cuba, tal como ésta lo ha solicitado, manifestando que dadas las peculiaridades diferentes de las prácticas de representación democrática entre los países ya integrantes del MERCOSUR y la isla caribeña, siendo que esa cuestión figura en las cláusulas de la alianza, debía de ser analizada y resuelta en consenso con los demás gobiernos.

Ojo al pomo y a quien lo empuña

Hay que mirar el pomo, olerlo por si acaso, descubrir al que aprieta consultando a los que más saben (los de abajo) y observar calvicies y peladas. La gran mayoría de los tecnócratas disponibles “en el mercado” fue formada por las academias  e instituciones dominantes en las últimas tres décadas. Vale para la reflexión lo que se dice de un militar de carrera del famoso acorazado Potemkin que, contrariamente a los marineros sublevados, él sí sabía con precisión manejar los cañones y adrede le habría errado los tiros en 1905 al Teatro de Odessa, donde estaban concentrados los mandos superiores del Zar. Después,  frustrado aquel intento revolucionario y fusilados o desterrados sus protagonistas, la armada de Nicolás premió con un asenso al bizco de entonces.

Por todo esto "al pan pan y al vino vino", para que izquierda y pueblo se entiendan bien.

Gervasio Espinosa (ahora, 21 de marzo de 2012)