Páginas vistas en total

miércoles, 1 de agosto de 2012

Cпасибо!

Gracias. ¡Muchas gracias!

En el último mes, la mayor cantidad de lecturas de esta libreta, aproximadamente cuarenta de cada cien, han sido hechas desde la Federación Rusa, tan lejana reunión de paises y paisanos si se miran desde suramérica. ¡Veintitantas horas de vuelo directo en 1988! Desde aquel entonces guardo un recuerdo afectuoso de la inteligencia y cordialidad rusas. Tenía yo cuarenta y ocho años cuando estuve en Moscú, San Petersburgo (Leningrado, entonces) y Vitebsk, en Belarus. Conocí Alas, Eugenias, Boris, Elenas, Tatianas, Stefans...

Durante cinco meses viví en un barrio cercano a la estación Sokol del metro. Recuerdo que cuando faltaban dos días para mi regreso a suramérica, un enorme camión se detuvo a mi lado y el chófer me preguntó como salir a la ruta hacia Leningrado, y pude explicarle. Qué asombroso...

¡Muchas gracias, amigos y compañeros rusos!