Páginas vistas en total

jueves, 4 de agosto de 2016

¿Crisis humanitaria en Venezuela?, artículo de Basem Tajeldine




El autor es venezolano, hijo de Afif Tajeldine, inmigrante de nacionalidad libia que arribó al país suramericano hace más de cuarenta años. Basem es un intelectual marxista, analista político, autor de numerosos artículos y miembro del Partido Socialista Unificado de Venezuela. Sus opiniones críticas sobre el papel de la derecha israelí en el contexto político y social de Medio Oriente le han valido tan irrespetuosas como torpes diatribas de pequeños grupos aparentemente confesionales sin raigambre en las amplias colectividades nacionales latinoamericanas de origen o inclusive práctica religiosa judía, grupos estos enquistados en variadas asociaciones civiles, algunas con nombres judíos, pero que en realidad operan como aparatos de presión política y lobby en favor de negocios y políticas antipopulares, como actualmente sucede en Argentina.

En el presente momento cuando tres gobiernos suramericanos, dos de ellos muy cuestionados por la sociedad de sus países, cuestionan a Venezuela para ejercer la presidencia pro témpore del mercosur, y ponen en crisis a este organismo con el evidente objetivo de desmembrar la unidad de los pueblos latinoamericanos y caribeños, es muy oportuno iniciar en ¡Ansina es!... la publicación de los textos de Tajeldine. Así también invitamos a nuestros lectores a sumarse a quienes siguen el propio blog del autor, en el que el presente artículo fue publicado originalmente, hoy mismo, 4 de agosto, con el título “‘Crisis Humanitaria’ en Venezuela: el recurso perfecto de las hienas imperiales para legitimar una intervención también ‘humanitaria’” / http://www.basemtajeldine.blogspot.com
G.E.







Varios medios internacionales, la oligarquía criolla y el propio Secretario General del Ministerio de las Colonias Estadounidenses, la OEA, destacan que en Venezuela existe una “crisis humanitaria”, por lo que hacen un llamado a su Gobierno para permitir abrir un corredor humanitario para “atender” las necesidades alimentarias del pueblo.

¿Realmente existe en Venezuela una crisis “humanitaria”? ¿Qué pretenden con esto?

Si bien no existe una definición clara sobre ese término se puede decir que refiere a una situación de grave emergencia, de hambruna o falta de asistencia sanitaria (medicamentos) por la que atraviesa un pueblo dadas diferentes causas, y cuando sus propias instituciones se muestran incapaces de resolverla, por lo que se ven necesitados de ayuda extranjera.

Las causas pueden ser múltiples. Naturales como terremotos, maremotos, huracanes o como consecuencia de una guerra civil (por los antagonismos étnicos-culturales-religiosos y de clase) o de invasión extrajera.

Venezuela atraviesa una crisis derivada de su economía rentista petrolera dependiente. No sufre de conflictos mayores como sucede a pueblos de África y Asia que sí necesitan de la solidaridad del mundo. Sin embargo, el recurso de plantear “crisis humanitarias” ha cobrado atractivo en el lenguaje diplomático y mediático de las transnacionales al servicio de los poderes hegemónicos, que así pretenden justificar una intervención “benévola” para asegurarse un botín de guerra.

Desde la caída de la URSS las “crisis humanitarias” han sido parte del repertorio propagandístico de guerra no-convencional por excelencia que sustituyó a la supuesta “amenaza comunista”, y cuyo propósito es dañar la imagen de los Gobiernos y pueblos que se insubordinan frente al gran capital para, de esta forma, sugestionar a la opinión pública mundial antes de proceder a emprender una intervención militar catalogada también de “humanitaria”.  

El uso y abuso de este recurso argumentativo se basa en verdades o medias verdades que son magnificadas o marginalizadas, de acuerdo al interés político de los responsables, siempre buscando ocultar las causas principales que llevaron a esa situación con la clara intención, aunque oculta, de permitir así legitimar sus propósitos.

La historia reciente nos ofrece algunos hechos de supuestas “crisis humanitarias” que fueron promocionados por los medios occidentales para legitimar intervenciones militares y hechos auténticos de crisis humanitarias que han sido ignorados por los mismos.

Veamos:

•    El pueblo palestino padece una real crisis humanitaria, un verdadero genocidio desde la creación de la entidad sionista de Israel en 1948, valga decir, país aliado de Estados Unidos. Sin embargo, la política sionista de limpieza étnica contra el pueblo originario de palestina (de confesión musulmana y cristiana) sigue siendo ignorada por occidente.

•    Libia, Siria e Irak sufren de una real crisis humanitaria desde el inicio de la operación de intervención de la OTAN que fue bautizada como “Primavera árabe”. Los países de la OTAN han venido apoyando a grupos terroristas que provocan daños irreparables en aquellas sociedades. La primera guerra del golfo, en 1991, y la posterior invasión estadounidense de Irak en 2003, hasta la fecha, destruyó la infraestructura civil iraquí y desmembró a esa sociedad.  

Anticipadamente a todo ello los medios occidentales manipularon a la opinión pública mundial diciendo que los Gobiernos de Libia y Siria violaban los derechos humanos de sus pueblos y que, por tanto, existía una “crisis humanitaria” que debía ser atendida para proteger a esas sociedades.

En Libia, Siria e Irak se crearon “corredores humanitarios” que en realidad sirvieron para armar a grupos terroristas y construir bases militares estadounidenses. Hoy la cifra de muertos más conservadora, sumando desde 1991 hasta lo que se lleva cursado de 2016, en los tres países mencionados, sobrepasa la cifra de 2.500.000 de personas.

Otros casos:   

•    En Yemen, tras la agresión saudita apoyada por Estados Unidos se han producido miles de muertes, hambre y falta de atención sanitaria de manera tan alarmantes que ello ha sido reconocido incluso por la Organización de las Naciones Unidas.

¿Por qué Estados Unidos y sus medios transnacionales no señalan estos casos como “crisis humanitaria”?    

•    El drama de los refugiados en Europa, donde diez mil niños han desaparecido, tampoco es reconocido como “crisis humanitaria”

•    Seis millones de desplazados internos en Colombia –cifra reconocida por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)– y la muerte por inanición de niños indígena en ese país tampoco se catalogan como “crisis  humanitaria”.

Pero si vamos a hablar realmente de crisis humanitaria quizás algunos puedan asombrarse al descubrir que en el propio interior de la meca del capitalismo, Estados Unidos, el país más rico del mundo, según un estudio del propio Departamento de Agricultura de ese país estimaba que para finales de 2014, la fecha de la medición disponible más reciente, cerca de 14% de la población estadounidense (17 millones de personas) enfrentaba lo que se conoce como inseguridad alimentaria, y eso sin contar la violencia racial contra los afroamericanos y otras minorías étnicas.

A ninguno de los casos arriba mencionados los medios transnacionales los refieren como “crisis humanitaria”. Sin embargo, Venezuela, un país que enfrenta el colapso del modelo capitalista rentista petrolero y una guerra económica desatada por la burguesía parasitaria, pero donde no existe guerra civil con millones de desplazados, muertos y hambruna los mismos medios de prensa destacan que sí existe una “crisis humanitaria”. El mundo al revés.

Para justificar lo injustificable los medios transnacionales y algunos locales en Venezuela insisten que en el país existe hambruna. Pero recientemente la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, reconoció que era completamente falsa esa información y que la escasez aparente de alimentos es fruto del acaparamiento con fines de especulación mercantil en búsqueda de mayores márgenes de ganancia dineraria, y que tiene también el propósito político de desestabilizar al Gobierno.

Definitivamente,  los intentos de la oligarquía criolla y del imperialismo de crear una falsa imagen de Venezuela, dando la idea de caos por falta de alimentos y medicinas para la población, la que serviría como coartada perfecta para justificar una intervención extranjera con fachada de “ayuda humanitaria”, se han desmoronado.

Vale recordar las palabras de ex jefe del Comando Sur de Estados Unidos, John Kelly cuando manifestó que rezaba todos los días por Venezuela, y si un organismo regional, la OEA, solicitaba la intervención militar, con mucho gusto lo haría.

¿Acaso esta acusación de “crisis humanitaria” en Venezuela no representa el “argumento” perfecto que necesita Estados Unidos para legitimar una intervención contra el país? ¿Acaso una intervención militar extranjera no terminaría por crearla de verdad?

Piensa por ti mismo, y no te dejes manipular.