Páginas vistas en total

viernes, 18 de septiembre de 2015

Bifurcaciones IV: ¿la mediocridad al poder? (apostillas)



INFOnews
En la foto la diputada nacional Elisa Carrió en viaje a Tucumán, 
probablemente con pasaje aéreo costeado por el Congreso de la Nación
 




La señora de la foto quizá viajó a Tucumán para acompañar el despropósito presumido de jurídico de anular una elección, para luego, tal vez aspirando a un bis, trasladarse a su Chaco natal donde la votación provincial será este próximo domingo 20 de septiembre. A su Chaco natal de primera o, a lo sumo, apenas segunda generación parida in situ, no originaria ni siquiera centenaria, ni heredera mocoví, qom, pilagá, abipón, wichí o mataco. Provincia, Chaco, de la que la señora de la foto no es representante en el parlamento nacional sino que lo es de los porteños recoletos. Así, con este desparpajo, se montan las provocaciones de la clase un octavo que afana y se ufana para llegar a los cinco (octavos).

Hay disfrazados (“te conozco, mascarita”) de pacotilla, falsos. Están lejos del cuarto y más todavía del medio, de la autocalificada media (¿media clase?, ¿cuatro octavos?) que se cree pulcra pero huele mal, huele mal de tanto disfraz barato. No huele a transpiración porque use antitranspirantes, es que no transpira porque no trabaja, no produce socialmente, solamente consume, es otro olor, no es olor a trabajo.

Chocolate por la noticia

Cuándo y dónde en la última centuria las elecciones populares, en las que hacen sus votos humildes mujeres y varones, han sido lo más impolutas y representativas posibles, aun con sus fallas: probablemente en Cuba, mediante un tan complejo como sencillo proceso escalonado de elección de asambleístas del Poder Popular. Los votos de los peones rurales suramericanos que entregaban su libreta de enrole al capataz y matón del patrón, ¿a dónde iban a parar, Mauriserlilita?, ¿al partido de los pobres en alpargatas o al de los enteramente oligarcas? ¿Eh?

En las democracias de “tres poderes” en las que el pueblo soberano gobierna a través de sus representantes –las más corrientes entre los países "nuevos" de Nuestra América, hace rato, desde sus iniciales experimentos apenas hace dos centurias, hubo trueques, presiones, promesas y engaños. Desde que sus ejércitos tuvieron la exclusividad del uso de los instrumentos letales escucharon cantos de sirenas y consecuentemente actuaron, ¿qué corte de justicia, qué cortesanos, alguna vez declararon nulo un Golpe de Estado? ¿Eh, eh?

La imperfecta democracia realmente existente en el entramado de la sociedad capitalista es subsidiaria del manejo que las cúpulas mafiosas hacen de la capacidad económica y social de los pueblos. De los pueblos, sí, de los pueblos que en su legítima defensa corren y gambetean para defenderse y procurar meter sus goles, pero que no mienten. Ansina es…

Quienes maliciosa o por repetición estúpida tildan de “populismos” a los procesos populares, tanto por su dirección principal como por su profusa y mayoritaria  aceptación popular, empleando la expresión de presunta cuna culta y sapiente –la usan, entre otros, los “internacionalistas” Felipe González y Vargas Llosa– menoscaban complejos procesos políticos de aproximación a la construcción de una justicia social, los que siquiera todavía tibiamente enfrentan la generación de miseria de las tan actuales y mañosas “democracias bancarias” europeas, asociada en sociedad al delincuencial saqueo militar estadounidense.

¡Huele, (y olerá más…) este largo siglo XX cambalache!