Páginas vistas en total

viernes, 5 de abril de 2013

El Pepe y sus amores contrariados con una vieja terca



La historia, imaginándola contada bajo el quinchado del boliche “El Resorte” por don Verídico a la Eduviges, en un atardecer pomposo y magnífico pleno de murmullos camperos, o en las voces de dos tan urbanos como dubitativos guapos otrora interpretados por Julio César Castro, Juceca, y Horacio Buscaglia, en la AM 1410 de Montevideo, nos resultaría pintoresca y desopilante.

Pero no nos resulta pintoresco ni desopilante el venteo de los dichos oficiosos de José Pepe Mujica ante micrófonos que parecían apagados pero no lo habrían estado, multiplicado en las portadas de los rioplatenses El Observador, El País, La Nación, Ámbito Financiero, Clarín, Perfil y otros medios repetidores, más en Nuevatribuna y el también “madrileño” Diario de Cuba, ambos de España, o la CNN de Estados Unidos y muchísimos otros medios del mundo.

El Pepe, llamado así con cordial respeto y lejísimos del también abrupto y extemporáneo comentario de un “notero” de radio porteña, quien le enrostró al presidente oriental “manejar su país desde una chacra”, probablemente metió la pata (o abrió la boca inadecuadamente). Es decir, “pisó el palito”, cayó en la trampa de deslenguarse delante de micrófonos de manejo subrepticio y tendencioso.

Intenté ayer, jueves 4 de abril, descifrar lo que se dijo en presidencial castilla uruguaya entre el fenomenal barullo y ruido electrónico registrado en una grabación ofrecida en los sitios en Internet por diarios y otros medios. En el del noticiero Subrayado del Canal 10 de Montevideo se reconoce la voz de Mujica, y con incierta claridad los dichos que se le adjudican. Se ven en la imagen de vídeo al presidente Mujica, pero no coinciden los movimientos de su boca con las palabras que se escuchan; también se ven con claridad el rostro y los gestos de Carlos Enciso, el jefe gubernamental del Departamento de Florida, anfitrión del Presidente esperando ambos y otras personas más la finalización de un acto oficial de firma de convenios educativos.

Enciso apenas sonríe, parece afirmar, y habría dicho nada más que “es peor, sí”, según la transcripción que ofrece el sitio del noticiero televisivo. En ningún momento al Intendente se lo ve hacer seña alguna para advertir a su huésped del riesgo de que los micrófonos estuvieran abiertos. Mujica está cercano a los ochenta años y Enciso cuenta apenas con cuarenta y seis, y si por los gestos el primero parece despreocupado por el entorno circunstancial de ese momento no es lo mismo lo que se observa en el más joven que, además, es un dirigente político del Partido Nacional, o Blanco, declarado opositor del gobernante Frente Amplio.

El posterior enojo de José Mujica cuando esos dichos on the record tuvieron difusión internacional y el Gobierno argentino presentó su formal queja diplomática con seguridad que fue un enojo consigo mismo, y justificado está. Los partidos Blanco y Colorado, no hace mucho, en oportunidad de la inauguración en enero de este año y en ausencia de Hugo Chávez, muy enfermo, de su nuevo período presidencial, en Venezuela, acusó a Mujica, presente en Caracas, de haberse prestado a un virtual “golpe de Estado contra el estado de derecho latinoamericano”, cito apenas de memoria. Fue una canallada propia de la corporación de los partidos de la derecha mundial. Ahora podríamos estar en una situación similar en la que, inclusive, no pocos “compañeros” del propio Frente Amplio verían con satisfacción como se desvaloriza la figura de un dirigente menos flexible que aquellos ante las “sugerencias” del establischment.

Si el Pepe se zafó, soltó la lengua, y dijo lo que se escucha que dijo diciéndolo en su acostumbrado lenguaje florido y campechano, tendría que tras cartón haber levantado “el tubo” y “pegarle una telefoneada” urgente a la Presidenta argentina para expresarle sus disculpas, explicarle que si bien ella efectivamente es una “vieja terca” él mismo es bastante más viejo y encima chambón, pero honesto. Mujica no dijo nada que sea gravísimo, porque a Néstor Kirchner desde hace mucho e inclusive con cariño se le dijo tuerto, bizco, bizcocho, pingüino y hasta “Bifocal”, como solía ponerle de apelativo de pila este escribiente; y a Cristina Fernández, quien reconoce ser una señora de sesenta años, llamarla “vieja terca” no es para nada demeritorio. Las terquedades salvan vidas, países e inclusive continentes. Es bueno que el barbudo Fidel, por ejemplo, sea un viejo terco. Que Pepe siga durmiendo con la Lucía en su chacra de Rincón del Cerro, no use corbata, no tenga más de cuatro o cinco pilchas y su auto ya esté en camino de ser “cachila”, es un buen indicador. Lo que le falta, pareciera, es la muñeca política de El Tuerto y la rapidez de la Vieja Terca. Si hace un cruce rápido “del charco” y no llora sobre el hombro de Cristina como en su momento hizo Jorge Batlle sobre el de Duhalde, estaremos más tranquilos.