Páginas vistas en total

jueves, 10 de mayo de 2018

Medium layers: support of the legal and technological instruments of final capitalism; o el menoscabo y la humillación por sí misma de la autodenominada “clase media”




Si el asteroide PRO-2015 se va ahora precipitando inevitablemente envuelto en una turbulencia de despropósitos gerenciales no es la cuestión emplear “recetas” para salvar la vida de sus gestores y auxiliares domésticos y no domésticos que pretendieron tripularlo tal si fuera un planeta fantástico. Ahora, para salvar nuestras vidas los que desde abajo padecemos el fenómeno –la debacle de la mixtura gerencial de la política, la caída final y consecuente muerte de esos tripulantes–, no hay recetas, no hay vidrios para romper y accionar un botón de auxilio. Es necesario entender lo que pasa y consecuentemente proceder.

Escribimos inicialmente este texto entre fines de enero y principios de febrero pasado antes de la estampida y fuga verde, dado entonces el reclamo de Miguel Ángel Boggiano a Carlos Heller –presidente de la Fundación Banco Credicoop y del Partido Solidario (PSOL)– en una interviú televisiva conducida por Gustavo Sylvestre, en la que se ve y escucha al licenciado “magna cum laude” reclamar que Heller diga cuál es “su” receta. Heller, claro está, no tiene “recetas” sino que, en ese momento, expresaba su observación de la realidad social. Esa entrevista en C5N cuyo enlace va al final del párrafo, es la que ha disparado nuestra motivación de ahora para alertar sobre las inevitables e irreparables consecuencias del menoscabo y hasta la humillación por sí misma que el “espacio” de las capas medias ha hecho de lo que quedaba de su propia y pobre condición humana ( https://www.youtube.com/watch?v=IVOY8yNHeUU).

Otra expresión clara de auto-humillación, entre tantas (las de Patricia Bullrich, Caputo, Dujovne o Peña, etc.), la dio el propio Macri el 21 de marzo de 2017, hace un año. Ese día, en una conferencia de prensa sobre las pruebas “Aprender” quedó descolocado con una frase de la cual se recuerda generalmente sólo la parte final que el diario Perfil destacó con negrita: «Cuatro de cada diez alumnos del primario que hizo la evaluación de escuela pública no comprende texto y en la privada dos de cada diez, lo cual marca otro problema de fondo que es la terrible inequidad entre aquel que puede ir a la escuela privada versus el que tiene que caer en la escuela pública» (http://www.perfil.com/politica/el-inoportuno-comentario-que-hizo-macri-sobre-la-educacion-publica.phtml).

Es que, si cuatro de cada diez niños que son asistidos en la escuela pública “no comprenden textos” significa que seis sí comprenden, que 60 % de esos niños a los que se les realizó la prueba en escuelas públicas solamente tendrían un retraso de 20 % en relación con los “ocho de cada diez” que cursan la enseñanza privada. 

Miguel Ángel Boggiano puso cara de disgusto cuando Carlos Heller defendía el rol del Estado como impulsor y garante del bienestar social.

El título, en inglés, dice lo que en buen castellano decimos: “Clase media: soporte de los instrumentos de la justicia y la tecnología capitalista”. Hemos titulado en inglés porque es la lengua profesional de Boggiano (42 años), según él mismo y empleando el camuflaje de la tercera persona se autodefine en el sitio http://www.cartafinanciera.com:

Fundador y CEO de Carta Financiera, es Licenciado magna cum laude en Economía de la Universidad de San Andrés, Master en Economía de la Universidad de Chicago y posee una larga trayectoria en el diseño de sistemas de trading.

Actualmente se desempeña como profesor de Behavioral Finance en la Maestría en Finanzas de la Universidad de San Andrés. Como reconocido economista local, su opinión es requerida por diversos medios gráficos, radiales y televisivos.

Hemos respetado fielmente el texto tomado de la fuente, escrito simulando que lo dice “otro”, y para evitar la inducción de confusiones que son propias del uso de jergas más o menos herméticas pero que nos pueden parecer solamente técnicas (como todas las de intramuros, por caso “gato”, tan empleada en redes sociales de uso argentino), descifremos algunas empleadas por el mismísimo Boggiano en los dos párrafos copiados.

CEO, explica Wikipedia, son las iniciales de Chief Executive Officer, es decir se trata del «Consejero delegado o Director ejecutivo, es el máximo responsable de la gestión y dirección administrativa de la empresa» Carta Financiera, la que así se define a sí  misma (ahora en primera persona…):

Nuestra misión es clara: ayudar a nuestros clientes a través de un asesoramiento profesional de sus inversiones. En el proceso, creemos que es vital que nuestros clientes entiendan y se acerquen a los mercados financieros, para que puedan ellos mismos comprender el análisis que realizan los inversores profesionales.

La expresión latina magna cum laude, que siendo no castellana debe según las normas de estilo escribirse con bastardillas, como hacemos nosotros (en el texto copiado de la página en internet de Carta Financiera no se respeta la norma), significa literalmente “con grandes alabanzas”, y se aplica a las graduaciones académicas máximas y no a las licenciaturas, que son básicas.

La materia “Behavioral Finance” que Miguel Boggiano dicta en la Universidad San Andrés, en castellano internacional y según el traductor de Microsoft es “Finanzas conductuales”. Qué dice el DRAE sobre conductual: “Perteneciente o relativo a la conducta (‖ manera de comportarse en la vida)”. Así las cosas veamos cómo los autores del artículo definen la cuestión:

La economía conductual y las finanzas conductuales son campos cercanos que aplican la investigación científica en las tendencias cognitivas y emocionales humanas y sociales, para una mejor comprensión de la toma de decisiones económicas y del análisis de cómo afectan a los precios de mercado, a los beneficios, y a la asignación de recursos. Los campos de estudio están principalmente referidos, con la racionalidad o con su ausencia, en lo que se refiere a los agentes económicos. Los modelos del comportamiento típicamente integran visiones desde la psicología con la teoría económica neoclásica. Últimamente, la neurociencia se ha integrado a esta alianza, permitiendo estudiar las bases neuroanatómicas y neurofisiológicas del comportamiento económico, conformándose así la nueva ciencia de la neuroeconomía.

Los análisis están principalmente referidos a los efectos de las decisiones del mercado, pero también con la elección pública, otra fuente de decisiones económicas con algunas tendencias similares.

Esta Universidad de San Andrés es una institución académica privada que obtuvo su reconocimiento oficial recientemente, en 2007, y iene detrás una larga trayectoria “proyectual” –juguemos con neologismos inconsistentes– de inmigrantes escoceses católicos que se instalaron en Buenos Aires en 1838, con el objetivo de la educación de sus descendientes en su lengua y religión nativa en la casi recién inaugurada Argentina. Se llegaba al todavía nuevo mundo para poblarlo, para progresar en los negocios y, también, claro está, para disputar su dirección política, cosa que más tarde hicieron los Hermanos Cristianos de Irlanda convocados por el Episcopado Argentino en 1947, fundadores del Colegio Cardenal Newman de donde egresó una parte sustancial del equipo gubernamental de Mauricio Macri.

Puede consultarse la nómina actual de autoridades tanto de la Fundación Universidad de San Andrés, entidad propietaria de la Universidad, cuyo presidente es Enrique Shaw1, como también las de la propiamente casa de altos estudios, en https://www.udesa.edu.ar/autoridades

Reiteramos, Miguel Boggiano puso cara de disgusto porque Heller defendía el rol del Estado como impulsor y garante del bienestar social con políticas de inclusión y subsidios sostenidas por los tributos a las actividades lucrativas especialmente del gran capital que opera en la agroindustria y la minería, criticando el desmembramiento y reducción a su mínima expresión de aquel Estado que hace el gobierno de Macri fomentando el libre albedrío del capital financiero. Está disponible en https://www.youtube.com/watch?v=IVOY8yNHeUU

Miguel Ángel Boggiano es el hijo mayor de Antonio Boggiano (1946), abogado egresado de la Universidad del Salvador, privada y confesional, especializado en Derecho Internacional Privado y que nominado por Carlos Saúl Menem fue ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación Argentina. En el año 2005 fue destituido por mal desempeño de su cargo por el Senado de la Nación. Puede que ese rencor de hijo de un expulsado en tiempos democráticos de la más importante jerarquía judicial lo haga reincidir en andar sin cinturón de seguridad, como le ocurrió el 2 de enero de 1999.

En quizá la más destacada de las noticias que lo tuvieron como protagonista, publicada por el diario La Nación (http://www.lanacion.com.ar/123272-serio-accidente-de-un-hijo-de-boggiano), el entonces joven Miguel Ángel voló del asiento trasero de un Volkswagen y se estrelló contra la calzada en una curva de la autovía de entrada a Punta del Este. El diario de Buenos Aires refirió que:

Fuentes de la policía de Maldonado informaron a La Nación que el accidente se produjo a las 4, cuando el vehículo –un Volkswagen Gol bordó– guiado por Ignacio del Carril, también de 23 años, rozó el cordón de la rotonda del Club del Lago, un reductor de velocidad situado a la altura de Solanas, poco antes de Punta Ballena. A raíz del impacto, el auto dio varios tumbos. En uno de los vuelcos, explicaron las fuentes, la puerta trasera se abrió y Boggiano salió despedido. Los otros dos jóvenes resultaron ilesos.

Es el mismo Boggiano del disgusto frente a Heller el que, hace casi veinte años (ahora todavía es joven, tiene poco más de cuarenta) fue internado en un sanatorio privado de la península uruguaya dadas las graves heridas que ocasionaron las imprudencias sumadas («… politraumatismos, una contusión grave en el tórax a la altura de la base del corazón, una doble perforación pulmonar y el desprendimiento del pabellón auricular izquierdo», y es asistido por un respirador artificial, explicó La Nación). El muy joven Boggiano fue prontamente acompañado por su padre y la familia, sumándose también el entonces presidente Carlos Menem, visitante frecuente del balneario con glamour millonario e internacional. 

Boggiano padre, Antonio, sólo cuatro años menor que yo (nació en 1946), fue ungido miembro de la Corte Suprema de Justicia en 1991 propuesto por Carlos Saúl Menem, quien ejercía el Poder Ejecutivo de la Nación, y en 1992 aportó a cerrar un caso de contrabando de automotores que entonces tenía como sospechoso a quien en la actualidad ejerce el papel que entonces interpretaba aquel otro actor célebre y riojano. No por ése sino por otros traspiés, en 2005, mediante juicio político del Congreso, Boggiano padre fue expulsado de la Corte e inhabilitado para la función pública… Padre e hijo no son prudentes, es evidente. Más que un rasgo de familia lo es “de clase”…


Nota:
1 «Licenciado en Administración de Empresas de la segunda promoción de la Universidad de San Andrés, donde se graduó Magna Cum Laude y donde presidió el centro de estudiantes. Luego, estudió un Masters in Management con orientación en Administración Pública y en Negocios Inmobiliarios, en JL Kellogg School of Management, Northwestern Univeristy, en Chicago, Estados Unidos. Es Vicepresidente Ejecutivo de Pinamar S.A., empresa fundadora de la localidad de Pinamar que cuenta con una amplia gama de desarrollos e inversiones inmobiliarias. Es Presidente de la Fundación Cimientos, donde participa en distintos roles desde el año 2000. Anteriormente trabajó en Procter & Gamble; en The Boston Consulting Group en Buenos Aires y en diversos destinos de Latinoamérica; fue uno de los fundadores y gerentes de DeRemate.com; y organizó diversos proyectos de inversión inmobiliaria.» Entre los ocho vocales de la Comisión que preside Shaw figura Marcos Galperin: «Presidente, CEO y Fundador de MercadoLibre, empresa de tecnología líder en comercio electrónico en América Latina. Previo a fundar MercadoLibre Inc., realizó una pasantía de verano en el departamento de renta fija de J.P. Morgan Securities Inc., en Nueva York, y con anterioridad trabajó en YPF S.A, compañía petrolera, donde dirigió el área de Mercados de Capital y la de Futuros y Opciones. Obtuvo un MBA de la Universidad de Stanford en 1999 y se graduó con honores en la Escuela de Negocios Wharton de la Universidad de Pennsylvania en 1994. Actualmente es Vicepresidente de Endeavor Argentina (www.endeavor.org.ar), una organización sin fines de lucro focalizada en transformar las economías de mercados emergentes, identificando y apoyando a emprendedores de alto impacto. En noviembre del 2010 la revista Fortune lo incluyó en el ranking de los 40 empresario más exitosos menores de 40 años y en 2012 obtuvo el galardón al Emprendedor del Año en Argentina, distinción otorgada por la consultora Ernst & Young». Los textos entre comillas fueron tomados de la fuente referida: https://www.udesa.edu.ar/autoridades