Páginas vistas en total

miércoles, 22 de marzo de 2017

Balance primario y propuesta a casi un año y medio de virreinato, 22 y 24 de marzo de 2017


Foto: diario Infobae















Es muy ambiguo en la Argentina de ahora hablar de un presidente y su gabinete, de democracia, de parlamento nacional y de sistema judicial. Es impreciso e incluso ingenuo, y puede llegar a implicar desdichadas complicidades. Hace ya casi un año y medio caracterizamos aquel momento del que el presente es consecuencia, el contexto de época, las acciones y lo que venía.1 Muchos lo saben bien y otros, no pocos, lo disimulan, porque les perturba. Son muchos también quienes todavía ignoran los fenómenos contemporáneos y aún los históricos, y por eso no pueden hacer análisis ni prospección. En nuestro país sureño se instaló una restauración virreinal. Así como la expansión de los dominios de la corona española en los siglos XVI y XVII, más la consecuente acumulación primaria de capital fundante de un modo entonces nuevo de producción social, fue materializada con el concurso de aventureros inescrupulosos, clérigos sin ética y criminales de poca monta eximidos de sus penas, ahora, del rescate del capitalismo en territorios de Abya Yala (Nuestra América) han sido encargados también inescrupulosos y estafadores, una calaña brutal y torpe que tiene como troupe de choque pelotones de mercenarios tan crueles como idiotas.

Hoy, 22 de marzo, cuatrocientos mil maestras y maestros, estudiantes, profesores y luchadores sociales pusieron al virrey en su escala: 0,0000025. El interés del “mandatario” en la educación pública es de 2,5 millonésimas partes del interés que en aquella ponen y expusieron los educadores que llegaron al pie de la famosa Pirámide de Mayo. Él, confundido porque no puede comprender ni elaborar discursos contextuales, no queriendo percatarse que su formación “privada” (comercial) no fue de excelencia sino de “emergencia”, quedó ahora categóricamente reducido a su auténtica condición.

“Esto marca un problema de fondo: la terrible inequidad entre aquel que puede ir a una escuela privada versus aquel que tiene que caer en la escuela pública”, dijo el virrey  planteando como fracaso de los educadores el resultado de una amañada “evaluación educativa” en los estudiantes hecha el año pasado. No hay fracaso de los educadores, es el resultado –por caso la “incomprensión de textos”– de la cultura de sobrevivencia y exacerbado consumo acrítico impuesta por el todo poderoso mercado capitalista que cotiza más un mero teléfono Smart que la  solidaridad popular.

Cuatrocientos mil trabajadores compatriotas que vinieron cruzando de lado a lado el país mostraron verdades. Oportunamente más de dos millares de intelectuales, científicos y artistas del mundo, encabezados por el estadounidense Noam Chomsky, manifestaron anteayer su solidaridad con nuestro pueblo en el trance actual, y contra la ignorancia de los tecnócratas.2 Pasado mañana, en el 41° doloroso y repudiado aniversario del inicio del genocida “Proceso de Reorganización Nacional” que ahora se replica en sus propósitos, marcará otro hito fundamental. Hoy no hubo provocaciones, y se espera que tampoco las haya pasado mañana. Agradezcamos la prudencia (y el miedo) de los artífices represivos. Ofrezcamos nosotros también prudencia, sabia la nuestra.

¿Cuántos son? ¿Diez mil, quince mil los jerarcas y subordinados de los poderosos señores, incluyendo al propio virrey? Ordenadamente y con sus petates imprescindibles podrán marchar también ellos pero en sentido inverso, del centro hacia afuera, nosotros limitémonos a verlos pasar, irse. Yendo por las autopistas 25 de Mayo, Luis Dellepiane y Pablo Ricchieri llegarán al Aeropuerto Internacional de Ezeiza. Todos ellos, o casi todos, y si no habrá quienes los socorran, tienen acreencias más allá de estas modestas fronteras. Buen viaje, salud y no regresen… Sus pertenencias aquí quedarán no en custodia sino en pago de los daños ocasionados.

Notas: