Páginas vistas en total

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Uruguay, PLUNA: vaciamiento y destrucción. Genuflexión







En la foto, sonrientes,Víctor Rossi, entonces ministro de Transportes de Uruguay (Alianza Progresista), dándose la mano con Matías Campiani (“brillante joven” titular de Leadgate Investiment), y agachado para posibilitar la acción el también entonces ministro de Economía, Danilo Astori (Asamblea Uruguay), hoy vicepresidente. La imagen fue tomada a inicios de julio de 2007, durante la presidencia de Tabaré Vázquez, cuando Leadgate Investment, a través de Latin American Regional Aviation Holding Corporation, quedó como socio mayoritario de PLUNA y asumió su control.




Publicado el 7 de julio de 2012:



Genuflexión. ¿Qué es una genuflexión?



Como en la fotografía, una genuflexión es la acción y efecto –dice el diccionario de la Real Academia Española, no lo dicen Marx, Lenin, Trotsky o Fidel–, es la acción y efecto de doblar la rodilla, bajándola hacia el suelo, ordinariamente en señal de reverencia.



Puede que quienes así veneren al capital logren, en el muy corto plazo y en lo personal, beneficiarse de alguna manera. Si son gobernantes no benefician a los pueblos ni a sus países. Sobre el caso PLUNA no solamente se hincó quien en la foto aparece en esa posición, son más. Y son muchos más quienes no lo evitaron. En las administraciones de Batlle, Lacalle y Sanguinetti hubo más ejercicios de concupiscencia, pero no se hincaban, se guiñaban los ojos. ANCAP se salvó por un cachito…



Escribimos “administraciones” porque eso fueron. Los países se gobiernan, no se administran ni gestionan.



El viejo Líber Seregni, como suele decirse, debe estar retorciéndose en la tumba. Mejor disuelvan pronto lo que con su nombre llaman Frente dentro del Frente Amplio, primero para no ofender más la memoria de Seregni y, principalmente, para desarmar un engendro creado para destruir y sustituir al fundacional frente histórico.



En el Frente Amplio habrá que cerrar filas para que no resulte liquidado como PLUNA. En primer lugar, me permito sostener, hay que volver a ocupar espacios que se dejaron huecos: los compañeros del Movimiento 26 de Marzo y de Asamblea Popular tienen que en el propio Frente Amplio presentar batalla de recuperación. ¡Que se vayan los genuflexos!



El PCU tiene que abandonar algunos falsos buenos modales. Y los socialistas mirarse en Grecia, España y Chile. En el MPP, para no ser nabos, abandonen al peronismo como modelo de otra cosa que no sea “muñeca” política. 





Diferenciaciones



Para la justicia uruguaya (jueza actuante en primera instancia Adriana de los Santos) los hechos investigados serán de derecho o lo serán contra el derecho (es decir, a favor o en contra de “lo que está conforme a la regla, a la ley, a la norma”, concepto que expresa la voz latina directum, o “lo que no se desvía ni a un lado ni otro” según Miguel Villoro Toranzo en Introducción al estudio del derecho (2005), México, Editorial Porrúa.



Para la política, en cambio, de manera precisa aunque generalmente torcida por las formales definiciones socialdemócratas, los hechos son a favor o en contra de los intereses ciudadanos y populares en una geografía que, por lo general, excede a la exclusivamente nacional. El presidente uruguayo José Mujica suele decir que cuando Argentina se resfría a Uruguay le da pulmonía, y parafraseándolo podemos decir que cada vez que Uruguay se agacha, a Suramérica le duele.



Sobre la liquidación de PLUNA, una empresa aérea uruguaya (acrónimo de, desde 1947, las estatales Primeras Líneas Uruguayas de Navegación Aérea), y el consiguiente abandono de rutas aéreas y de trabajadores de calificada profesionalidad, más las deudas dinerarias que hubiera como por ejemplo con la estatal proveedora de combustibles, ANCAP, la Justicia de la República Oriental del Uruguay desplegará sus filosofías, doctrinas y capacidades: punirá o no a los responsables del Gobierno que con sus procederes facilitaron los hechos investigados, y lo mismo hará con las personas involucradas como los argentinos Matías Javier Campiani Moche, Hugo Sebastián Hirsch Baringoltz y Arturo Álvarez Demalde (que para gustar a los tecnócratas se adornaron con las lentejuelas de pomposos títulos y nombres empresarios en el idioma del poder imperial), y el escribano uruguayo Pablo Seitún Etchavarría, más los otros que pudieran sumarse.



No va más…



Las fichitas de ruleta deberán quedarse quietas y no joder más porque es hora de que el pueblo mande parar esa maquinaria. Al PIT-CNT y a los partidos fundadores del Frente Amplio, a sus bases, y a las demás agrupaciones políticas de izquierda real, no figurada ni disfrazada, les toca ahora emprender una acción de ratificación de los principios frentistas liminares (que para nada están caducos como arguyen maestritos grado cualunque).



No habrá que preocuparse tanto por el sostenimiento del Gobierno del Frente Amplio en vista a las elecciones del año que viene. Aceptar las extorsiones de quienes no son aliados sino quinta columnas con poder de decisión es autodestructivo. La derecha uruguaya podrá recuperar para sí el Gobierno de la república durante un quinquenio y sin lugar a dudas hará “los deberes” mejor que un complaciente “progresismo” venido a menos. Luego, como en Chile, la “ciudadanía” dará un volantazo de distinto giro: el asunto, para ese momento, es tener las cosas más claras, y más firmes. Entonces, los aliados de la clase obrera y el pueblo deberán ser sus dirigidos, no sus dirigentes.