Páginas vistas en total

jueves, 14 de marzo de 2013

Papa Bergoglio



Para cualquiera argentina o argentino mayor de cuarenta años de edad, medianamente informada o informado y con por lo menos similar capacidad de pensamiento crítico, la elección del papa católico abrió la posibilidad de una reflexión inmediata que, puede decirse, contrasta con el desconocimiento sobre la vida de Bergoglio y el consecuente asombro de la gente agolpada en la Plaza de San Pedro, según desde allí informó el periodista Eduardo Febbro.

Esta reflexión pone en el centro de la cuestión que sobre el cardenal católico ungido nosotros sabemos quien es, pero que muy poco podrían saber otras personas en relación proporcional a su lejanía geográfica y cultural de Buenos Aires. No porque sea esta ciudad representativa absoluta de la identidad argentina sino porque fue el ámbito preponderante del quehacer político religioso de Jorge Bergoglio, desde ayer para la institucionalidad católica “Fernando I”.

Es así. Es muy probable que cuando fue ungido su predecesor Ratzinger fuera en Alemania donde las personas mayores de cuarenta años de edad medianamente informados y con por lo menos similar capacidad de pensamiento crítico supieran con mayor certeza de su personalidad. Ahora nos ha tocado a nosotros.

Ayer, miércoles, mientras trabajaba en mi oficio, el del medio de nuestros tres hijos golpeó desde dentro de la pantalla del ordenador preguntándome si ya me había enterado. Fue un breve diálogo escrito en la ventanita de la mensajería instantánea sobre lo que en primerísima instancia podía significar el nombramiento.

Una síntesis de dicho diálogo, pensada ahora, puede expresarse así: la iglesia católica, o universal, como prefirió llamarla en castellano en el mensaje de saludo que más tarde hizo público la presidenta Cristina Fernández, se reposicionó en el escenario mundial para procurar remontar su profunda crisis moral y política. Lo hizo llevando “desde casi el fin del mundo”, como definió el propio Bergoglio, a un hijo de inmigrantes italianos que en la otrora y nuevamente ahora “tierra de promisión” había meritoriamente honrado la memoria europea. Es decir, permítanme explicar, se ungía con una representación y magisterio máximos a quien desde la América “progresista” podía tanto llevar aires frescos a Roma como irradiar “pax”, entiéndase que “augusta” o “paz romana”, en nuestro arisco continente.

Por aquí, en el argentinísimo suburbio metropolitano noroeste, no ya entre compases de milongas orilleras como en muy lejanas décadas cerca de San Juan y Boedo (“antiguos”) sino de cumbias y chamamés (además de confusos ritmos “tecno”), no hubo cohetes ni bengalas como cuando en 1978 el país fue campeón mundial de fútbol sino débiles expresiones de duda con la fórmula de “habrá que ver”. Es que en la base popular todavía se prefieren estas dubitaciones, si políticas todavía en el tenor de una proposición que estuvo de moda más o menos por la década de 1980: “Lo que hace falta es un Franco o un Castro”; y si religiosas y en actual jerga joven sintetizada así: “Con Dios todo bien pero con los curas no” (en este barrio de casitas bajas, sin cloacas ni agua corriente,  muchas calles sin pavimento todavía pero un recuperado casi pleno empleo, por cada templo católico hay no menos de cien galpones, casas y locales de comercio convertidos en iglesias evangélicas en los que dos o tres veces por semana se entonan cantos, relatan conversiones y hacen promesas de salud o amor).

Bergoglio, para los “bien pensantes” de la clase media será una beneficiosa promesa como lo exponen  algunas declaraciones en radios y TV. Ya como obispo algunos años atrás acompañó a los terratenientes y oligopolios agrarios en su lucha para evitar les quiten algo de sus cuantiosas acreencias monetarias, y ahora no pocos amorosos cultivadores del santificado papel moneda mundial de clásico color verde elevarán por su intermedio plegarias al dios que mejor cotice. Las gentes que con sus genitales hacen lo que solamente a escondidas se puede, porque de esas cosas no se habla, recordarán mientras su papado rija (no importa si empapado, raspado, paspado1 o palpado), que mientras pudo se opuso al matrimonio igualitario (entre personas de distinto o igual sexo) y la despenalización del aborto, no es improbable que Bergoglio presumiera “jactancia intelectual”2 en los promotores de esos pecados. Antes de embanderarse en la más reciente “guerra de Dios” tuvo, según afirman honorables testigos, parecidos encuadramientos que se materializaron en la persecución, el asesinato y la desaparición de personas.3

Notas:

1 Participio del verbo “pasparse” (del quechua p’aspa-, agrietar). En Argentina, Bolivia y Uruguay dicho de la piel: agrietarse por efecto del frío y la sequedad.

2 El ex coronel “carapintada” Aldo Rico sentenció, entre misa y misa durante su auge como militar revoltoso y reivindicador de la dictadura cívico-militar de 1976 a 1983, que “Los soldados no dudan. La duda es la jactancia de los intelectuales”.

3 “El rol del […] cardenal Bergoglio en la desaparición de sacerdotes y el apoyo a la represión dictatorial es confirmado por cinco nuevos testimonios. Hablan un sacerdote y un ex sacerdote, una teóloga, un seglar de una fraternidad laica que denunció en el Vaticano lo que ocurría en la Argentina en 1976 y un laico que fue secuestrado junto con dos sacerdotes que no reaparecieron.” Por Horacio Verbitsky, en http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-144092-2010-04-18.html