Páginas vistas en total

sábado, 26 de mayo de 2012

Dime como hablas y te diré…


(Las observaciones que siguen de ninguna manera dan argumentos a los energúmenos reaccionarios suramericanos, continentales y del mundo. Ellos no caen en actos fallidos sino que conscientemente depredan, roban y matan o son cómplices de ello.)

En Bariloche, con fondo de Nahuel Huapi –en lengua mapudungun isla del tigre, o quizá, dado el lago, tierra del tigre que se puede regar, originalmente montañas, tierra y agua de la nación mapuche–, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo ayer en la conmemoración del 25 de Mayo: Le hemos devuelto a los argentinos la Patria que les habían arrebatado”.

¿Por qué no dijo “nos hemos devuelto los argentinos la Patria que nos habían arrebatado”, o, quizá mejor: “vamos recuperando los argentinos la Patria arrebatada”? O, mejor todavía, podríamos entre muchos decir que mejor sería proponernos hacer más, mucho más y mejor de lo hecho, deshecho y rehecho hasta ahora (¿como YPF?, sí, como YPF): y más que recuperar una nación hacer desde ahora, juntos tantos usurpados, una fusión de naciones.

Dijo la Presidenta, sin precisar al sujeto tácito de la acción de devolver, que se había devuelto una Patria que había sido arrebatada a los argentinos. Tampoco precisó, identificó o señaló al arrebatador o los arrebatadores.

Es cierto que en las últimas décadas del siglo pasado no fueron pocos los concretos arrebatadores y sus necesarios cómplices. Sucedió así entonces, concretamente, como expresión de la agudización violenta de la crisis, no aludida por la señora, de un modo de producción social en debacle y con despilfarro por parte de su clase dominante.

Pero, también hay que tener en cuenta que esa Patria a la que sí alude es, esencialmente, nada más que un hecho cultural, simbólico, forjado insistentemente en los imaginarios, y que quizá, así, es aquélla la feliz hija y heredera de la madre patria a la que tanto antaño también se nombraba. La heredera (o Patria, una suerte de madre padre, de falsa madre, putativa, que se apropia de los huérfanos que mismamente genera), sería, así, solamente una suerte de “estado de paternidad formal”, surgido en un  proceso de permanente disputa que tiene como fecha de referencia al 25 de mayo de 1810, y que cuyo resultado, pareciendo serlo de un hecho fundacional, ha sido dado escribirlo como nombre propio, con inicial mayúscula: Estado, Estado Nacional.

Una vez, sobre si correspondía emplear minúscula o mayúscula, discutí amigablemente con Guillermo O’Donnell. Decía él que debía ser escrito con minúscula inicial, porque aquél ya de por sí era demasiado grande como para hacerlo aún más con una la mayúscula. No se me ocurrió entonces la argumentación de ahora, cuando, tras su muerte, ya es tarde.

Lapsus linguae

No es este texto difícil, intricado, rebuscado. Lo que es rebuscado es el estilo de decir como se ha dicho en Bariloche, el que pone palmariamente de manifiesto una peculiaridad de los pueblos dominados: la permanencia de su enajenación. Probablemente la Presidenta, si lo hubiera meditado, no habría compuesto así su frase: “Le hemos devuelto a los argentinos la Patria que les habían arrebatado”.

Gervasio Espinosa, en la banda occidental del estuario el 26 de mayo de 2012.